Página:Our Sister Republic - Mexico.djvu/511

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
493
DE SU EXPERIENCIA COMO TOREADOR.

inclinándome, y no vi al toro, que yo pensaba estaba en el otro de lado del ruedo. Mientras estaba así fui levantado en el aire, y cuando bajé el toro estaba encima de mí, pisándome, y corneándome, de modo que cuando me lo quitaron no me pude parar, y estuve en cama durante seis semanas.

"Entonces me dijeron, cuando estaba bien otra vez, que los jueces me habían dado el premio mayor, porque me había expuesto tan valientemente al toro, y traté de salirme del camino cuando me embistió.

"Dije, eso está muy bien; siempre he sido un hombre valiente y no me interesa mucho el toro." Entonces dijeron:

'Pero los jueces dejaron vivir a ese Toro, y decidieron que cuando te recuperaras y toro se debía recuperar, ustedes deben combatir una vez más juntos. Estás bien y el toro está muy bien de hecho.'

"Dije, no, que no tengo ningún deseo de herir al toro. ¡Él ha recibido mucha agravación, y lo perdono por lo que me hizo!"

"Ellos dijeron que ese lenguaje no bastaría para los jueces, y que si no luchaba contra el toro de nuevo me deshonraría de por vida, y que era mejor que me fuera de la Ciudad esa noche. Ahora, había una mujer joven que me gustaba mucho, y llegué a la conclusión que era mejor luchar contra el toro que perder la dama.

"Cuando entramos al ruedo una vez más, vi al toro con muy loca y fea apariencia, y concluí que iría al otro lado y esperaría un rato; probablemente se pondría de mejor humor o tener miedo de venir a mí. Pero muy pronto, la gente comenzó a animarme con fruta y tales cosas que no como, y me gritaba que fuera a luchar al toro rápido, o