Página:Pensamientos (Rousseau) - Tomo II.djvu/12

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
(8)

producen la necesidad de él: no dan precisamente el amor, pero preparan á sentirlo; no eligen la persona á quien debe amarse, pero nos obligan á hacer esta eleccion. Suponiendo que fuese cierto que en el teatro solo se pintan pasiones legítimas, ¿se sigue de aquí que las impresiones son mas débiles, y que los efectos son menos peligrosos? Como si las vivas imágenes de una ternura inocente fuesen menos dulces, menos seductoras, menos capaces de inflamar un corazon sensible, que las de un amor criminal á quien el horror del vicio sirve á lo menos de contraveneno. Cuando el patricio Manilio fué arrojado del Senado de Roma por haber dado un beso á su muger en presencia de su hija, considerando esta accion sino en sí misma, ¿que tenia de reprensible? Nada sin duda; lejos de serlo, anunciaba un sentimiento laudable; pero los castos fuegos de la madre podian inspirarlos impuros á la hija. Esto era, pues, hacer de una accion muy honesta un ejemplo de corrupcion. He aquí el efecto de los amores que se permiten en el teatro.

 Si los héroes de algunas piezas someten el amor al deber, al admirar su fuerza pres-