Página:Pensamientos (Rousseau) - Tomo II.djvu/136

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(132)

aquel ha de acarrear la de esta? Al contrario, siendo de naturalezas tan diferentes, se hallaban por su union en un estado violento; y cuando cesa esta union, ambas vuelven á entrar en su estado natural. La sustancia activa y viviente recobra toda la fuerza que gastaba en mover la pasiva y muerta. ¡Ah! demasiado lo siento por mis vicios. El hombre durante su vida no vive sino á medias, y la vida del alma no principia hasta la muerte del cuerpo.

 Concibo como se consume y destruye el cuerpo por la desunion de sus partes; pero no puedo concebir semejante destruccion del ser que piensa; y no imaginando como puede morir, presumo que no muere. Y pues que me consuela esta presuncion, y que no se opone á la razon, ¿por que he de temer abandonarme á ella?

 Siento mi alma, la conozco por el sentimiento y el pensamiento: sé que existe, sin saber cual es su esencia: no puedo raciocinar sobre ideas que no conozco: lo que sé bien, es que la identidad del yo se prolonga solo por la memoria, y que para ser efectivamente el mismo, es necesario que me acuerde de haber sido. Pero despues de mi