Página:Pensamientos (Rousseau) - Tomo II.djvu/170

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


de sus verdaderos sentimientos, es necesario estudiarlas, y no fiarse en lo que ellas dicen, porque son halagüeñas, disimuladas, y saben disfrazarse desde muy temprano.

 La primera cosa que notan las niñas á medida que van creciendo, es que todos los atractivos del adorno no les bastan si ellas no los tienen en sus personas. Nadie puede darse la hermosura ni hallarse tan pronto en estado de atraer á los hombres; pero puede ya tratar de dar un giro agradable á sus ademanes, un acento lisonjero á su voz, componer su porte, andar con garbo, tomar actitudes graciosas, y por todas partes sacar ventajas. La voz se aumenta, se afirma y toma sonido; se desenvuelven los brazos, se asegura el paso, y echa de ver que de cualquiera modo que se ponga tiene un arte para hacerse mirar. Desde entónces ya no se trata solamente de aguja y de industria: nuevos talentos se presentan, y hacen sentir ya su utilidad.

 En Francia viven en conventos y colegios las doncellas, y las casadas corren el mundo. Entre los antiguos era todo al contrario: las jóvenes tenian muchos juegos y fiestas públicas, y las casadas vivian retiradas. Este