Página:Pensamientos (Rousseau) - Tomo II.djvu/187

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(183)
OBLIGACIONES DE LAS MADRES.

 El deber de las mugeres de alimentar á sus hijos es indudable; pero lo que se disputa es si, haciendo como ellas hacen un menosprecio de este deber, es igual á los hijos ser alimentados con su leche ó con la de otra cualquiera. Yo tengo esta cuestion cuyos jueces son los médicos; y por lo que á mí toca, pensaria tambien que es mejor que el niño tome el pecho de una nodriza sana que de una madre achacosa, si hubiese algun nuevo mal que temerse de la misma sangre que la ha formado.

 Pero ¿debe mirarse esta cuestion solamente bajo el aspecto físico? ¿Necesita menos el niño de los cuidados de una madre que de su pecho? Otras mugeres, las mismas bestas podrán darle la leche que ella le niega; pero el cuidado maternal con nada se suple. La que cria al hijo de otra en vez del suyo, es una mala madre, y ¿como será una buena nodriza? podrá llegar á serlo, pero será muy poco á poco; será necesario que el hábito cambie la naturaleza, y el