Página:Platón - La República (1805), Tomo 1.djvu/80

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada

LXXIV

desacreditase entre los filósofos; y para enmendar este yerro hizo venir los mas sábios de toda Italia con quienes tenia conferencias, profiriendo en ellas á cada paso los discursos y sentencias que habia oido á Platón, aunque casi siempre fuera de propósito. Entónces conoció lo que habia perdido, sintiendo no haberse aprovechado mejor de aquel tesoro de sabiduría, y empezó á desear con impaciencia que volviese, haciéndoselo saber por varias cartas. Platón se escusaba con la edad, y con que Dionisio nada habia cumplido de lo que ofreció. Este Príncipe no pudiendo sufrir mas esta resistencia, obligó á Architas de Taranto á que le escribiese, asegurándole que podia venir sin ningun recelo, y que se le cumpliria la palabra. Mandó al mismo tiempo que partiese una galera con algunos de sus amigos, de cuyo número era el filósofo Archidemo, los quales juntos con Dion, le suplicaron encarecidamente que no les abandonase, manifestándole que si se resistia ir á Sicilia, les haria sospechosos á Dionisio, que creería seguramente que se los habia recomendado para que le