Página:Reusmann paginas inmortales.djvu/174

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida

170 PAGINAS INMORTALES

Poco tiempo después de -esta. ingrata visita, sin- tiendo la aproximacién de indios logré arrastrar :1 dur-as pena-s arl -esposo amado y esconderse con él en un matorral vecino. Por la noche, volvié 21 su misera- ble -choza, halléndola reducida. 2'1 cyenizas. Durante veinte dias vivieron bajo un érbol, donde pudo por fin, trés ruda tarea, levantar otro rancho, no mzis cémodo que el anterior. Cerca de dos afios vivié en él esta heréiva. mujer, sufriendo e1 hambre y la sed, temblando £1 todo instante ode miedo a1 s-alvaje y 2'1 las fieras. Y sin embargo, su grande alma no pa- rec-ia sorprendida en presencia, de esos sufrimientos espantosos, y 51 la edad de veinte afios, la joven es- posa, madre, é hija, mostraba un coraje y una. vir- tud de que ignoraba su propio precio.

Asi vemos que exelama en el paroxismo de su do- 1or:

—Di0s mio! Si al menos Libarona no hubiera per- dido la razén, conoceria Ia extension de 103 sacrifi- cios que acepto por su amor, y me veria consolad-a!

Por fin, 10s sufrimientos de esta mértir todo ab- negacién, todo -carifio, tocaron :1 su término. Los es- fuerzos del arte no creemos Iogren trazar con mzis vivos colores aquella filtima y dolorosa. agonia de Libarona, del que huye varias veces la esposa COIIIO de un golpe superior 2'1 sus fuerzas, volviendo a1 fin hacia él para recojer su 1'11tim0 suspiro.

Solo e1 espiritu del Evangelio, ]Oh, sublime mér- tir! pudo dar 2'1, su alma esa elevacién por el senti- miento del deber, 6 I1”lé.S bien dicho, del sacrificio!