Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo III (1819-1820).djvu/217

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
2177
SESION DE 15 DE SETIEMBRE DE 1819

teniente de ministros de hacienda de la ciudad de Talca, contraída al cargamento de maderas que del astillero de Maule intentaba estraer don Cárlos Renard, a virtud de la licencia que para ello obtuvo; i resolvió S.E. que siendo éste un jiro reservado a los hijos del país, teniendo prohibicion el estranjero para el comercio de cabotaje, según lo prevenido en el Reglamento del Libre Comercio i declarado posteriormente por S.E., no debian permitirse semejantes privilejios; pero que atendiendo a que ya se habia dado el permiso i ejecutádose, deberia llevarse a debido efecto, advirtiendo al agraciado debia venir a Valparaíso a cerrar su rejistro i pagar los derechos establecidos; comunicándose la resolucion al teniente de ministros de Talca para que por ella nivelara sus operaciones.

Vuelto el espediente de los empresarios de la estraccion de frutos del país con direccion a la India sobre el espíritu de la resolucion de la libertad de derechos de esportacion, declaró S.E. que la concesion fué comprensiva de los derechos fiscales i municipales; i que siendo la mente de S.E. dispensar en esta forma los derechos de esportacion por solo esta vez i sin ejemplar, se dijera al Supremo Gobierno que, sirviéndose así decidirlo, se comunicara a quien correspondía para evitar el embarazo que reclaman los empresarios; i habiéndose cumplido con las comunicaciones. se cerró el acuerdo firmando los señores senadores con el infrascrito secretario. —Perez. —Alcalde. —Rozas. —Cienfuegos. —Fontecilla. —Villarreal, secretario.


ANEXOS

Núm. 342

Excmo. Señor:

Tengo el honor de pasar a manos de V.E. el espediente promovido sobre que los albaceas i herederos del finado don Mateo Toro deben poner en cajas nacionales los cuarenta i siete mil i tantos pesos pertenecientes a la hijuela de doña Inés de Toro, su hija, residente en España, como bienes de Ultramar. Nadie mejor que V.E. sabe los apuros i escaseces de nuestro exhausto erario i que es de necesidad tocar cuantos resortes sean posibles para llenar el déficit de empleados militares i civiles; i así es que este asunto debe resolverse con la brevedad que esté a los alcances de V.E. —Dios guarde a V.E. muchos años. —Sala Directorial, i Setiembre 14 de 1819. — Bernardo O'Higgins. —Excmo. Senado.


Núm. 343

Excmo. Señor:

Con ocasion de la consulta del teniente de ministros de hacienda de la ciudad de Talca, se ha visto la licencia que obtuvo don Cárlos Renard para sacar maderas del Maule. Este comercio de cabotaje está prohibido al estranjero no solo por el Reglamento de Libre Comercio, sino también por resoluciones posteriores del Senado sancionadas por V.E. Es el único jiro que se reserva a los hijos del país i tanto por el beneficio de éstos cuanto por la observancia i cumplimiento de las leyes, no deben estenderse semejantes privilejios. De otro modo, serian en vano decretos i reglamentos, i los comerciantes no podrán nivelar sus especulaciones. Pero, supuesto se dió aquel permiso i se ha ejecutado, convendrá venga a cerrar su rejistro a la ciudad i puerto de Valparaíso, donde se han de satisfacer los derechos.

Así podrá V.E. contestar al teniente de ministros de hacienda en Talca en conformidad con lo que pide el Administrador Jeneral de Aduanas. —Dios guarde a V.E. —Santiago, Setiembre 15 de 1819. —Al Excmo. Señor Supremo Director.


Núm. 344

Excmo. Señor:

Con el saludable i benéfico objeto de promover la estraccion de frutos del país i activar el comercio nacional chileno, se concedió a los empresarios que representan, la libertad de derechos en la esportacion. El espíritu del Senado fué que aquella se entendiese sin limitacion, no solo comprensiva de los fiscales, sí también de los municipales. La gracia ha sido por solo esta vez i sin ejemplar, por lo que podrá V.E. declararlo para que no se ponga el embarazo que reclaman. —Dios guarde a V.E. —Santiago, Setiembre 15 de 1819. —Al Excmo. Señor Supremo Director.