Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo II (1818-1819).djvu/216

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


214
SENADO CONSERVADOR

i tanteo, las entradas i salidas que hubo despues hasta la suspension del Tribunal, i, últimamente, la existencia que resulta que debe de haber en tesorería de quinientos i mas pesos; todo con arreglo a las partidas que constan de los libros de la contaduría.

Pasados algunos dias, me mandó decir don Miguel Ovalle con el escribano Araos que aquella razon la dejaba en su poder, i que hiciese otra para mandarle a S.E. con solo la noticia de las dependencias, i omitiese lo demas. Respondíle que estaba pronto a verificarlo, siempre que el Excmo. Senado así me lo ordenase, pero que entretanto la remitiese aquella a ver si era de su aprobacion.

En este estado se me ha hecho saber ayer una providencia para que cumpla con la entrega de aquella razon, a consecuencia de un oficio del Excmo. Senado pasado por Secretaría, en virtud de haber informado don Miguel Ovalle a S.E. imputándome la falta de cumplimiento en su entrega.

Me es mui sensible el verme en la precision de abochornar al don Miguel, desmintiéndole con un hecho que no podria negarme, i que, en caso necesario, se lo probaré con testigos. La razon la tiene él en su poder desde el tiempo que dejo espuesto. Los motivos que tiene para negarla i no pasarla a S.E. los espondrá cuando se le haga cargo con esta mi esposicion, la que suplico a la bondad de US. se sirva ponerla en consideracion de S.E. asegurándole que, como el que mas, siempre he sido pronto i observante de los mandatos de las autoridades constituidas. —Dios guarde a US. muchos años. —Santiago i Enero 18 de 1819. —Pedro Palazuelos. —Señor Secretario del Excmo. Senado, don José María Villarreal.


Núm. 286

(Via reservada)

Excmos. Señores Presidente i Vocales del Senado:

Francisco Javier Molinas, Sarjento Mayor de Ejército que fué, i fundador del batallon número 3 Infantería de Arauco, con el mas debido i obsequioso rendimiento que a VV.EE. debe, espone: que desde que la América, ansiosa del goce de sus derechos i posesion de su libertad, promovió sus intereses püblicos dando principio a su combinacion, llené con el debido honor los deberes de un verdadero ciudadano, procurando los adelantamientos de la ciudad de Concepcion de Chile, de la cual por eleccion era su vecino, i una de las primeras cabezas de la revolucion de la Nacion Patria, levantando el grito de la libertad, ayudando a quitar el Intendente Alava en aquella ciudad; era el recurrente uno de los comerciantes con mui buen jiro, i todo ha sucumbido por la Patria. Igualmente las tres campañas que he sufrido en este reino contra los enemigos de América, incluyendo en ellas noventa i cinco choques i acciones de guerra, recibiendo siete heridas de las que he derramado sangre por defender i sostener los justos derechos de la Nacion Patria, como lo han publicado los papeles públicos que en las campañas pasadas i en la presente se dieron a luz, añadiendo que la mitad de los habitantes del Reino i el señor Excmo. Director del Estado actual son testigos oculares de lo referido (i aunque dilatado en mi narracion de lo que en adelante referiré), como tambien de mis acertadas disposiciones, buen celo, actividad, entusiasmo, amor i lealtad a la Patria; i, en una palabra, se lisonjea el proclamante de decir que, miles hai que lo han visto, que, con solo mentar mi nombre, teme i me respeta el enemigo, pues en la correspondencia orijinal última que tomé al enemigo con fecha 13 de Enero de 1818, como circular me recomienda el señor Jeneral Ordoñez a los comandantes de guerrillas Alarcon, Mendoza, Contreras, Zapata i Pincheira para que éstos, si no pueden quitarme la vida, traten con el vecindario el que, sino pueden con astucias, me la quiten con veneno, porque dicen que las balas no me dentran: igualmente, que ofrezcan mil i quinientos pesos por la cabeza i dos mil por la persona. Esto fué lo principal que contenian las cartas del enemigo, sin olvidarme de las noticias ciertas de la espedicion que derrotamos en Maipú, pues este dicho jeneral i otros jefes i oficiales prisioneros en sus prisiones decian i confesaban: no tendrá la Patria ni ha tenido otro Molinas; i por la fama de la Patria pasada i por la esperiencia de la memorable defensa de la plaza de Arauco (no dejando al silencio las dos reconquistas, siendo en la primera de tercer jefe i en la segunda de segundo i comandante de la vanguardia), en la cual, viéndome sitiado por dos mil hombres i que los auxilios pedidos al cuartel jeneral me faltaban totalmente, a pesar de haberlos solicitado con anticipacion en tres oficios, hasta llegar en términos que, si no me los remitian, jamas podria ser responsable a la Nacion, como lo puedo acreditar orijinalmente, nada saqué i tuve que arreglarme a la poca fuerza i municiones, i traté modo de mandarles las proclamas siguientes, la primera al enemigo i la otra a mis leales soldados i oficiales.

A pesar de amenazarme con vuestra intimacion de rendicion a mí i a las tropas valerosas de la Patria, quienes tengo el honor de mandar en esta plaza, contesté que primero moririan mis soldados junto conmigo que rendirse a discrecion. Por lo que, a nombre de nuestro sabio Gobierno, os hago saber, i en el mio, que léjos de haceros perecer, quiero que se os restituyan los hijos a sus madres i los esposos a sus consortes, los padres a sus familias desconsoladas i los ciu