Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo II (1818-1819).djvu/78

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada
76
SENADO CONSERVADOR

lisonjera me fué su contestacion cuando no hice mas que cumplir con mi privativa obligacion.

Luego que la Patria me destinó al mando de esta ciudad, una de mis primeras atenciones fué examinar las entradas i salidas de sus propios i las necesidades que debian repararse. Las casas de Cabildo son una pequeña media-agua indecorosa a la Municipalidad. Varios empedrados necesitan refaccionarse i otros hacerse de nuevo en lo principal del trabajo. Todos los cauces de las quebradas pasan a la playa por puentes, unos de bóvedas, i de enmaderaciones otros; estos últimos se hallan algunos desplomados por la corrupcion de las maderas i es preciso acudir a su refaecion. Si el tiempo me proporcionase arbitrios con que remediar estas necesidades, a un me queda el deseo i esperanzas de fabricar un muelle en este surjidero, que no es de ménos consideracion. Quillota es el abastecedor de este puerto, i el tráfico contínuo de recuas solo merma el tiempo que las tropas del carguío se debilitan; por lo que creia tambien mui necesario abrir un camino para el uso de carretas, que, aunque costoso, pero con un pequeño derecho de pasaje, en breve quedaria pagado su costo; i al Estado resultaria un ramo que anualmente superaria los injentes gastos. Todo lo que anuncio a US. para la satisfaccion del Supremo Senado i en contestacion de su nota del 9, que tengo el honor de contestar. —Dios guarde a US. muchos años. —Valparaíso i Noviembre 13 de 1818. —Luis de la Cruz. —Señor Secretario del Supremo Senado, Licenciado José María Villarreal.


Núm. 91

Mediante los conocimientos prácticos que me asisten acerca de las entradas que tiene este pueblo de los Andes i de la inversion que se les da a ellas en su beneficio, debo decir que solo cuenta seguros, ciento veinte i un pesos: de siete cuadras de éjidos que se hallan en arriendo, treinta i cinco pesos; treinta idem del remate de ruedas de gallos; diez i seis del producto de carreras i cuarenta idem de canchas de bolas. Con estas cortas sumas se hace el costo del puente provisional para el pasaje del rio en sus creces todos los años, el pago del carcelero, composturas de prisiones, refaccion de puentes i otras obras menudas que diariamente se ofrecen, i todo con limitacion, porque de ningun modo alcanza a sufragar su corta dentrada a las exacciones de dinero que le obligan. No hai un solo año que no se vea lleno de apuros i por lo mismo no se puede adelantar un punto mas de lo que ha sido. Ella tuvo la desgracia de que se le quitasen, en el año de 1805, mil pesos de asignacion que tenia i se sacaban de lo que producia el pasaje del puente de cordillera que jira por este camino para la otra banda, i con lo que se adelantó en la mayor parte en tiempo que se le daban, i éstos eran, a la verdad, los fondos propios con que contaba para el remedio de sus apuros, que no se miraban tan acerbos como los que sufre i tiene en el dia; pasando el que informa a esponer cuanto concibe útil acerca de algunos nuevos ramos que pueden establecerse a su fayor, en el caso que V. E. lo halle por conveniente, poniendo por idea los capítulos siguientes:

Primero: Que considerando el que los arrieros que transitan de este valle de Aconcagua para la otra banda a traer o llevar carga, tienen precisamente que ir a esa capital a sacar la respectiva licencia para su trasporte, con el costo del viaje que emprenden para esta dilijencia, con perjuicio de otras que les son de provecho, como de diez a doce reales que tendrán que pagar para conseguirla, i en lo que el Estado no tiene mas provecho que el medio pliego que compran de papel sellado: me parecia conveniente que a los dichos arrieros se les quitase la mitad del costo que tienen que hacer en las dilijencias propuestas, i que diesen a esta Villa dos pesos cada uno de ellos, i para el beneficio de esta pobre poblacion, dándoseles aquí, por los jueces que V. E. gustase, la antecitada licencia, sin necesidad de ocurrir por ella a esa capital, asegurando que no habrá uno de aquellos interesados que no sea gustoso en la propuesta, porque mucho mas es el costo que les tiene esta dilijencia.

Segundo: Que sin mayor gravámen podria establecerse o ponerse un pósito de trigos en esta villa, con solo que cada uno diese de sus cosechas dos almudes de cada diez fanegas, para que de este fondo o masa que se hiciese ,se pudiesen socorrer todos los pobres u otros necesitados que al fin del año no tienen qué sembrar; i que en la devolucion que hiciesen al fondo, no les seria pensionoso el dar por utilidad dos almudes por fanega, con cuyo arbitrio me parece que, sin echar mano de la masa principal, habria con las utilidades cómo cubrir en alguna parte a las urjencias que tiene esta poblacion, i se serviria con mas puntualidad i franqueza en cuantas ocurrencias se le ofreciesen al Estado i que fuese necesario auxiliar desde ésta de los Andes por el paso de cordillera a la otra banda. I es cuanto tiene que esponer a la consideracion de V. E. el Teniente-Gobernador de los Andes, para que siendo servido le dé el mérito que merezca; i con lo que contesta al oficio de V. E. de 2 del presente mes— Dios guarde a V. E. muchos años. —Los Andes i Noviembre 13 de 1818. —Tomas del Canto. —Señores del Excmo. Senado.


Núm. 92

Excmo. Señor:

La cabecera de Melipilla no cuenta mas pro