Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXVI (1839).djvu/395

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
383
SESION DE 28 DE AGOSTO DE 1839

recobrar su salud, sin que sean obligados a salir demasiado pronto a alimentarse mal i a entregarse al trabajo, no obstante su estenuacion, lo que de ordinario les acarrea de nuevo las mismas enfermedades de que han adolecido.

El de San Francisco de Borja nada deja que desear con respecto a su arreglo económico, debido a las medidas que se han dictado para mejorarlo en lo posible, a indicacion del tesorero jeneral de los establecimientos de beneficencia, que por muchos meses trabajó con la mayor constancia para ponerse en disposicion de desempeñar con el acierto con que lo hizo, la comision que al efecto le dió el Gobierno; el que, despues de oir el parecer de varios individuos intelijentes, aprobó en todas sus partes el proyecto de reglamento que le presentó aquel empleado i que hasta el día ha producido los mas plausibles resultados.

Aunque el administrador de la única casa de expósitos que tenemos, se contrae con la mas empeñada solicitud a su cuidado; hallándose por lo tanto en el mejor órden en cuanto de él pende, es notorio que deben orijinarse no pequeños males de que los niños que se esponen, con excepcion de los que se reciben enfermos, sean entregados a las nodrizas para que los crien en sus casas, males que solo pueden precaverse cuando haya un edificio bastante capaz para que en ningún caso salgan los expósitos del establecimiento hasta pasada la edad de la lactancia.

Con este fin i con el de satisfacer algunos créditos, por cuyo pago se estrechaba al representante de dicha casa, se ha verificado, no ha muchos meses, la venta de dos hijuelas de la hacienda Choapa, que es la que proporciona esencialmente a aquélla las rentas que las sostienen, pero el producto de la mencionada enajenacion no ha sido bastante para ámbos objetos, i se trata en el dia de buscar medios conducentes al logro del segundo en toda su estension.

El establecimiento que sirve de asilo en Santiago a los infelices inhabilitados para el trabajo por la edad o por ciettos achaques, contaba con tan escasa dotacion, que en distintas épocas estuvo a punto de cerrarse, i quizas se hubiera verificado su ruina, si los sujetos a cuya vijilancia está confiado no se hubiesen propuesto vencer cuantos inconvenientes parecía hacerla inevitable. Pero todos sus esfuerzos para excitar a favor de aquél la piedad de las particulares quedaban mui distantes de su laudable objeto, i cada día se aumentaban los temores de que se hiciese al cabo imposible la subsistencia del Hospicio. El Gobierno no podía mostrarse indiferente en este caso, i a fin de evitar la acelerada decadencia de un establecimiento tan necesario como el que mas, se conformó con la propuesta que le hizo el Cabildo de la capital para auxiliarlo con parte de los productos del ramo municipal de lotería. Los efectos de este arbitrio han sido hasta aquí los que se esperaban; i es de creer que, mediante él, mui pocos o ningún individuo tendrá verdadera necesidad de mendigar el pan en Santiago, de puerta en puerta.

Por disposicion de 31 de Julio de 1823, se ordenó que, a costa de los fondos de propios, se trabajase un panteon fuera de poblado en toda ciudad o villa, obra que debía estar perfectamente concluida para el 1.° de Noviembre del mismo año. Me parece que solo se tuvo en consideracion, al dictar esta medida, lo pernicioso de la práctica jeneral entónces de sepultar los cadáveres en los templos, pero que no se atendió bastante a que era imposible que se realizase con los medios que se señalaron. En efecto, ella no tuvo cumplimiento en el período prefijado en la misma, ni lo ha tenido hasta hoi cual corresponde, ni lo tendiá cumplidamente en muchos años. Las rentas municipales de casi todos los; departamentos, apénas han bastado para cercar, mas o ménos mal, un pedazo de terreno inmediato a las principales poblaciones de cada uno que sirve de cementerio, i en varios lugares distantes de éstas, aun subsiste la costumbre perjudicial de enterrar cadáveres en las malas capillas que tienen, porque no ha habido cómo formar en ellos ni "esos cercados, í la distancia en que se encuentran de los que existen, impide a sus habitantes hacer un triste viaje conduciendo los despojos de sus deudos. Estos males, que de pronto no pueden cortarse, se irán remediando a proporción que las indicadas rentas vayan recibiendo el fomento, cuya necesidad revela cuanto tiene relacion con ellas.

Entre los pocos cementerios que merecen excepcionarse de lo que acabo de decir, ocupa el primer lugar el panteon de la capital que, gra cías al anhelo ejemplar con que trabaja incesantemente en su mejora su digno director i a las entradas con que cuenta, se halla ya en excelente pié.

Sanidad. —Hace poco tiempo que la viruela empezó a hacer e-tragos horribles en distintas partes de la República, pero las medidas que inmediatamente tomó el Gobierno para que se pusieran en ejercicio cuantos medios se conocen a propósito para evitar los progresos de esa plaga, segundadas con el mayor celo por la Junta Central de Vacuna, produjeron todo el efecto que se deseaba. Es gran fortuna que en Chile no se dejen ver aquellas epidemias de carácter maligno que con frecuencia hacen reinar la consternacion en otros paises, lo que entre nosotros sería doblemente deplorable que, en muchos de éstos, por la escasez de los auxilios con que con tamos para hacer frente a tales calamidades, que no es imposible que aparezcan donde la imperfeccion de la policía de salubridad, el desaseo i miseria en que vive la clase inferior i otras varias causas las provocan. Esto obliga a prevenirse prudentemente con oportunidad para un caso fatal que puede llegar, lo que es tanto mas justo cuanto que todo lo que se haga con semejante