Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXVI (1839).djvu/423

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
411
SESION DE 30 DE AGOSTO DE 1839

Núm. 593

Señor:

La Comision de Guerra opina que el Ejército permanente para el año de 1840 debe constar de cuatrocientos hombres en el cuerpo de artillería; de mil doscientos diez i seis en cuatro batallones de infantería i de quinientos veinticinco en cinco escuadrones de caballería con ciento cinco plazas cada uno, con arreglo a la antigua Táctica Española, debiendo quedar reducido el total de la fuerza del Ejército permanente al mismo de dos mil ciento cuarenta i una plazas.

Sala de la Comision. -Agosto 30 de 1839. Gabriel José de Tocornal. J. Manuel Ortúzar.


Núm. 564

La Comision de Gobierno ha examinado el espediente con que don Hipólito Estévan de Beauchemin acredita tener las calidades que se requieren para ser declarado chileno, i encuentra que se halla en el caso que previene la lei para que se le espida la correspondiente carta.

Sala de la Comision. -Agosto 30 de 1839. A. Bello. J. M. Ortúzar.


Núm. 565

Señor:

La Comision de Gobierno ha examinado el espediente con que don Jorje Hernández acredita tener las calidades que se requieren para ser declarado chileno, i encuentra que se halla en el caso que previene la lei para que se le espida la correspondiente carta.

Sala de la Comision. —Agosto 30 de 1839. A. Bello. J. M. Ortúzar.


Núm. 566

La Comision de Gobierno ha examinado el espediente con que don Manuel Ordóñez acredita tener las calidades necesarias para ser declarado chileno, i encuentra que se halla en el caso que previene la lei para que se le espida la correspondiente carta.

Sala de la Comision. —Agosto 30 de 1839. A. Bello. J. M. Ortúzar.


Núm. 567

Señor:

La Comision de Gobierno ha examinado el espediente con que don Antonio Alvieri acredita tener las calidades necesarias para ser declarado chileno, i encuentra que se halla en el caso que previene la lei para que se le espida la correspondiente carta.

Sala de la Comision. -Agosto 30 de 1839. A. Bello. J. M. Ortúzar.


Núm. 568

El señor Presidente del Senado sabe con evidencia el mal estado de mi salud, que no me permite salir, por la noche, de mi habitacion. De esta causa procede mi inasistencia a las sesiones.

En cuanto a satisfacer el deseo del Senado, que el señor Presidente se sirvió indicarme en su respetable nota de ayer, de oir si mi ánimo es continuar en la misma inasistencia, solo puedo esponer que mis esperanzas son las de restablecerme i mi ánimo el de asistir a las sesiones del Senado venidero, puesto que las del actual deben cerrarse en la presente semana.

Dios guarde muchos años al señor Presidente del Senado. -Santiago, 29 de Agosto de 1839. M. J. Gandarillas. —Al señor Presidente del Senado.



Núm. 569

Excmo. Señor Presidente de la Cámara de Senadores:

El deber de contestar a la respetable nota de V. E., fecha de ayer 28, me trae a la memoria circunstancias de mi vida pública, que deseaba conservar en perpétuo olvido. Siempre que he tenido el honor de representar a la Nacion, he procurado desempeñar tan alto encargo sin mirar a otro objeto que al bien de la Patria, i sin seguir mas consideraciones humanas que el dictámen de mi conciencia, por lo que he visto algunas veces atacada mi seguridad personal, bajo las bóvedas mismas del Congreso. Sin embargo, jamas he dejado de concurrir a las sesiones, si no es a aquellas estraordinarias para las que no he sido citado, v. g, la de 31 de Enero de 1837, como la Cámara puede verlo en sus actas. Si no he asistido a las actuales es porque ignoraba pertenecer al Senado, desde que consintió en que fuese arrancado de su seno para arrastrarme a prisiones i someterme a jurisdiccion estraña, i desde que prestando, talvez, oídos a las imputaciones que se me hicieron en la propia Cámara, despreció mi justo reclamo.

Es verdad que el oficial de sala me citó a fines del pasado Mayo para sesiones preparatorias, pero nó por órden de la Cámara, que estaba todavía en su largo receso i sin poderme decir el cómo ella me consideraba.