Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIII (1843).djvu/539

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
539
SESION EN 11 DE OCTUBRE DE 1843

para trasladarle a otra oficina donde sean mas necesarios sus servicios.

En este estado se levantó la sesion, quedando en tabla para la próxima los proyectos de lei sobre presupuestos, sobre creación de la provincia de Atacama, sobre la fuerza de que debe componerse el ejército en el año venidero, sobre recaudacion del Catastro i sobre asignacion de pensiones a doña Cármen Guzman i a doña Tadea Echeñique. —IRARRÁZAVAL.


Sesion del 11 de octubre [1]

Aprobada el acta de la sesion del 6, el Pro-secretario leyó un oficio del Gobierno en que acusa recibo de una nota que se le dirijió comunicándole la elección de Presidente i Vice-presidente; des oficios de la Cámara de Diputados en que anuncia haber aprobado el proyecto de lei, iniciado por el Ejecutivo, sobre aumento de sueldos a algunos Intendentes i oficiales de Intendencias i dotacion de Gobernadores i el proyecto de autorizacion al Gobierno para invertir $ 70,000 en la compra de los sitios contiguos a la Aduana de Valparaíso con el objeto de construir almacenes fiscales. Finalmente, se leyó una solicitud de don Domingo Campos para que se le conceda carta de naturaleza.

El señor Presidente preguntó al señor Ministro del Interior, que se hallaba presente en la Sala, si tenia algo que esponer.

Inmediatamente tomó la palabra i dijo que habia asistido al Senado con dos objetos: i.° recordar por órden del Presidente de la República, el pronto despacho del proyecto de lei en que se establece una nueva provincia compuesta de los departamentos de Copiapó, Vallenar i Freirina; 2.° dar las esplicaciones necesarias acerca de las dudas que se han suscitado sobre la intelijencia de algunas partidas del presupuesto del Ministerio del Interior.

Uno de los ítems de la partida 11 comprende el sueldo de $ 288 pata un oficial de la Intendencia de Aconcagua.

En apoyo de este ítem el señor Ministro del Interior dijo: que su legalidad data de muchos años atras, pues que siempre ha figurado en el presupuesto i siempre ha sido aprobado por el Congreso; que en otro tiempo los Ministros del Tesoro habian puesto reparo a este ítem, i el Gobierno ejpidió un decreto mandando se pagasen mensualmente $ 24 a dicho oficial. Fuera de que este empleo es de absoluta necesidad para el pronto despacho de los asuntos que están a cargo del Intendente de Aconcagua. Concluyó diciendo que la prueba de que es necesario dotar algunos oficiales de Intendencia, es el mensaje que recientemente ha pasado con este objeto el Presidente de la República a la consideracion del Congreso.

El señor Egaña dijo que la esposicion hecha por el señor Ministro bastaba para hacer ver que hasta la fecha el gasto ha sido legal, porque lo ha autorizado el Congreso; pero que esta consideracion no era suficiente para sancionarla para el año entrante; porque en primer lugar no hai lei alguna que haya creado este empleo i en segundo lugar no hai una urjencia tal que autorice este gasto. Continuó que debe por ahora suprimirse esta partida hasta que se apruebe el proyecto pasado por el Gobierno sobre aumento de sueldos de algunos Intendentes i oficiales de Intendencias, porque si se aprueba en este año no hace falta la partida, pues que el oficial en cuestión gozará su sueldo en virtud deuna lei; i si el proyecto se rechaza no habrá razon para dárselo porque entónces será ilegal.

El señor Ministro del Interior tomó la palabra i dijo: la vez primera que tomé la palabra para hablar sobre este asunto dije que la prueba de que es necesario dotar a los oficiales de las Intendencias, es el mensaje del Gobierno que acaba de oir leer la Cámara. Existe una imperiosa necesidad de dar brazos ausiliares a los jefes de las provincias, porque en la actualidad no tienen siquiera un dependiente, un subalterno a quien dictar un oficio. La prueba mas evidente de esta verdad es el retardo que sufre el despacha de los negocios que le están encomendados. Si por ejemplo, el secretario sufre alguna enfermedad o se imposibilita de cualquier modo, no hai una sola persona que haga sus veces, no hai quien lleve la pluma al Intendente. Muchos ejemplos podria citar en que reconvenido un jefe de provincia por la negiijencia o descuido en el cumplimiento de sus deberes, ha dado la justa contestacion que no tiene ausiliares que lo ayuden a desempeñar sus pesadas funciones; por lo que creo se haria un verdadero mal a la nacion suprimiendo la partida en discusion.

El señor Egaña dijo: los secretarios de las Intendencias no tienen mucho que trabajar i cuando estén recargados de ocupaciones, tienen obligacion de costear de su bolsillo los amanuenses que necesitan, a mas de que los gastos de escritorio alcanzan demasiado para pagar un escribiente.

El señor Benavente tomó la palabra. Es preciso conocer los trabajos de las intendencias para formarse recto juicio sobre la materia; yo confieso que no tengo este conocimiento, i creo que nadie mejor que el Gobierno sabrá pesarlos en su justo valor. Soi de opinion que un Intendente que quiera cumplir con sus deberes tendrá mucho que trabajar, i en este caso es necesario que tenga ausiliares.

Los gastos de escritorio no pueden invertirse

  1. Esta sesion es tomada de El Progreso correspondiente al año 1843, fecha 14 de Octubre, número 281. —(Nota del Recopilador).