Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/186

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
186
CÁMARA DE DIPUTADOS

tantas formalidades para una cosa que se puede decidir desde luego. Se pide que pase a comision; en hora buena, pero se quiere que tenga primera i segunda lectura i que pase por todas las formalidades de estilo, todo en desventaja de los Diputados qe están en la Sala. Al Gobierno le queda la ventaja de prorrogar las sesiones de las Cámaras, puede tambien convocarlas para determinados objetos; i si las sesiones ordinarias se ocuparen en los mensajes, nunca llegaría el caso que se discutiesen las mociones de los Diputados. Esto es tan sencillo, que el reglamento lo ha espresado mui claramente, a mi ver, i sólo falta que los demas Diputados entiendan el reglamento como yo lo entiendo. Por eso pido que se consulte a la Sala sobre si deben tener preferencia los asuntos segun la fecha de su presentacion: porque seria imponerle trabas si se sujetase este asunto a todas las formalidades.

El señor Presidente. —Pero el señor Diputado quiere que se consulte inmediatamente a la Sala; otro pide que pase a comision: será necesario consultar a la Sala sobre si pasa o no a comision; yo no sé lo que ella piense.

El señorVice-Presidente. —Yo considero que esta es una mocion como todas, i por lo tanto debe pasar a comision; ella contiene una aclaracion que se va a hacer del reglamento o que va a fijar el sentido de uno de sus artículos, de manera que no puede ménos de considerarse como una mocion, como un proyecto de lei i puede haber grandes inconvenientes en aprobarlo; por consiguiente, debe correr la misma suerte que todos los demas de su clase. Ni seria posible tampoco aprobar la indicacion que se ha hecho sin ver la relacion que tiene con todos los demas artículos del reglamento; yo creo que tal vez no tendrá inconveniente la mocion del señor Toro; pero opino porque no se apruebe mientras no se aclare aquella circunstancia, para lo cual debe pasar a comision. Solamente me opongo a que sea considerada inmediatamente.

El Secretario. —Se consulta a la Sala sobre si esta indicacion pasa a comision o nó. Si se decide que no debe pasar, la Cámara se ocupará de ella inmediatamente; si se resuelve que sí, pasará a comision i se considerará despues.

Principiada la votacion i llegada al señor Irarrázaval, hizo leer éste algunos artículos del reglamento que le parecían conducentes a este asunto i se leyeron el 45 i el 100.

Este último dice: "La Cámara no podrá alterar ningun artículo de este reglamento sin que precedan todas las formalidades prescritas para todo proyecto de lei o decreto".

El señor Vice-Presidente. —Es lo mismo que yo he pedido.

El señor Toro. —No hai necesidad de preguntar otra cosa que si se sigue en el abuso.

El señor Vice-Presidente. —Pero lo cierto es que se ha dudado del espíritu del reglamento, i por tanto la indicacion debe seguir todos los trámites de un proyecto o de una mocion.

El señor Toro. —Pero ya estaba principiada la votacion, i me parece que hai un artículo del reglamento por el cual no debe suspenderse votacion alguna.

El señor Irarrázaval. —Hai un artículo relativo a este asunto i porque creo que lo hai, voto porque pase a comision.

Continuó la votacion i resultó decidido por 19 votos contra 15 que no pasase a comision, i se considerase inmediatamente.

El señor Vice-Presidente. —Yo he pedido ántes que se tenga por primera lectura.

El señor Toro. —Se ha decidido que se decida ahora mismo, i ya no tiene lugar esa indicacion.

Se puso en discusion la proposicion que ántes se ha indicado.

El señor Irarrázaval. —Señor, el objeto de la presente indicacion me parece que tiene la importancia bastante para que la Cámara se fije detenidamente en resolverla. No me parece, señor, que ella esté decidida en algun artículo del reglamento sobre cuya intelijencia se dude, porque no entiendo que haya uno solo que sea perfectamente aplicable al caso; creo, sí, que ella está en oposicion con la práctica de esta Cámara i con una disposicion sancionada en la otra por espreso artículo del reglamento interior. Ahora bien, la sancion del reglamento interior de la Cámara de Senadores i la práctica de la de Diputados se fundan en razones sobremanera obvias.

El Presidente de la República, colejislador por espresion misma de la Constitucion, está colocado en una posicion mas ventajosa que cada uno de los señores Diputados para conocer las necesidades de la nacion, i para graduar aquellas a que sea preciso atender con preferencia. Por otra parte, señor, el Poder Ejecutivo puede presentar distintos proyectos por cada uno de los órganos que él tiene; es decir, por cada uno de los departamentos del despacho, que son cuatro. Si hubiese algun peligro en el fundamento de la indicacion, de que el Gobierno inundase las secretarías de las Cámaras con tantos proyectos que absolutamente no pudiesen considerarse los de los Diputados, mayor, inmensamente mayor lo habria en que fuesen tantos los nacidos del seno mismo de las Cámaras siendo sus miembros 76 individuos; repito, pues, que sería inmensamente mayor el peligro de que sucediese esto que aquello.

Hai un artículo en el reglamento que nos rije, que, aunque tampoco es aplicable al caso en cuestion, tiene sin embargo analojía i que sirve en cierto modo de regla a los señores Diputados para rejirse a este respecto; este artículo es el 59, que dice: "Acto continuo, el Presidente ordenará la lectura de las comunicaciones que se hubieren dirijido a la Cámara, en el órden siguiente: 1.° las del Poder Ejecutivo; 2.º las del Senado; 3.º las que se hubieren dirijido al