Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/213

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
213
SESION EN 31 DE JULIO DE1844

nistro le hablasen con franqueza las muchas personas que han hablado conmigo sobre el particular; le habrían dicho lo mismo que yo le quiero decir; pero en nuestro pais nadie se atreve a decirle al Gobierno nada que le disguste o que deje de lisonjearle; se valen de segundas manos para tirar la piedra. Todo el mundo, con cuantas personas he hablado, si fueran tan francas como yo, le dirían: Señor, el Gobierno duerme, i es preciso que no duerma, que aproveche una brillante época. Esto que nadie se atreve a decirlo, vengo yo a publicarlo a la Cámara. ¡Qué diferercia!

El señor Irarrázaval. —Tengo necesidad de contraerme a responder a una parte de lo que ha dicho el señor Diputado, porque sentiria que las ideas vertidas por él encontrasen eco en esta Sala o en el mas remoto rincón de la República. Todos los señores Diputados saben apreciar mui bien cuáles son los elementos de que puede disponer el Gobierno para desarrollar las semillas de progreso en provecho del pais; todos saben que no basta un buen deseo, que no bastan los conatos ni los mayores sacrificios para poder atender a las necesidades, tan pronto ccmo aparecen, según su importancia: tiene que mendigar estos auxilios, tiene que buscarlos, para el mismo propósito del bien del pais, a fin de encontrar esos recursos; tiene que valerse del patriotismo, de las buenas intenciones, de los conocimientos de los mismos ciudadanos. Decir que el Gobierno remite a comisiones precisamente aquellos proyectos que quiere alejar de sí i que mira con aversión, es decir, una quimera, en toda la estension de la palabra; es hacer una acusación tan gratuita como ofensiva al Gobierno, que emplea ese medio por el mismo interes del pais; es decir, en suma, que el Gobierno tiene el propósito de desentenderse, de mirar con desprecio los varios negocios que pasa a comisiones, que no son pocos. Mui justos pueden ser los motivos que ha tenido la comision a que me refiero para ro presentar hasta ahora idea alguna acerca del proyecto que nos ocupa; pero el hecho es que el mismo señor Diputado ha confesado que no tenia por dónde empezar i que se encontró sin datos suficientes, conviniendo por lo mismo en la necesidíd de estar en posesion de esos datos.

Si no me equivoco, señor, en la nota que se pasó a los mismos comisionados, cuardo se hizo el nombramiento, se les manifestó que el Gobierno estaba dispuesto a poner a su disposicion todos los papeles, todos los documentos que tenia reunidos o que pedia reunir. Pero si esto no era bastante, aun parece que habria sido regular decir al Gobierno: no podemos dar un informe sobre lo que se quieie saber en nuestro sentir; o si esto no se quisiese, podria haberse dicho que no habia voluntad para hacerlo.

Me parece que sobre el artículo en discusion, no tengo mas que hablar. He tomado por tercera vez la palabra, para no dejar sin una contestacion, aunque lijera, si bien podria darse mayor, a una parte del discurso del señor preopinante.

Quedó este artículo para segunda discusión.

Artículo 2.° en discusion.

"Art. 2.° El costo que tengan las especies de que se ha hecho mención en el artículo que antecede i el trasporte de dichos estranjeros desde el punto en que se hallen a aquel en que resuelvan establecerse, se cubrirá por el tesoro público, con calidad de devolverse en el tiempo i forma que el Presidente de la República determinasen.

El señor Palazuelos. —Yo quisiera hacer una indicacion a la Sala, para que se defiriese este artículo; porque es precisamente uno del proyecto de la comision. Yo no quisiera pedir que se dejase para segunda discusion, porque como no quiero hacerle oposicion, talvez no pueda pedirle que tenga una segunda discusion. Hago esto presente a la Cámara, para que se declare en la votacion que esto mismo está declarado ya en uno de los artículos del proyecto de la comision. No sé si seria buena táctica o si seria permitido pedir segunda discusion sobre el artículo, cuando no hago oposicion. No sé lo que dice el reglamento sobre esto, pues importa tanto pedir segunda discusion, como pedir que se difiera.

El señor Presidente. —Miéntras no se ponga en votacion, puede quedar para segunda discusion si alguno de los señores lo pide.

El señor Palazuelos. —Para este caso pido que tenga segunda discusion.

El artículo 5.° del proyecto de la comision es exactamente lo mismo; vale tanto votar sobre él, como sobre el artículo en discusión; pero yo hago indicacion para que en cuanto al lugar que haya de ocupar, no resuelva la Cámara hasta tanto no sepa si se aprueba o no el mismo proyecto.

El señor Irarrázaval. —Creo sustancialmente confotme el artículo 2.° del proyecto del Gobierno con el 5.° de la comision. Sin embargo, hai alguna diferencia en su redaccion; diferencia que aunque no parezca de bulto, es importante. La comision ha creido que seria un gran bien el mantener en la República estos estranjeros, i ya fueren colonos, ya trabajaren en fundos particulares o en cualquiera otro jiro. Ya se ha dicho esta noche en la Sala, que una persona de la provincia de Valdivia habia intentado llevar a aquella provincia como 25 familias de las muchas que de Nueva Holanda llegaron a Valparaiso, con el objeto de proporcionarles terrenos i otras ventajas; es cierto, señor, pero esa misma persona queria que el Gobierno cooperase a semejante proyecto. Es mui posible que este se realice, porque no son pocos lo que desean tener a su lado a semejantes personas. Por eso se dice en el artículo que el Gobierno debe costear el trasporte, sin especificar que esto tenga lugar