Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/241

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
241
SESION EN 7 DE AGOSTO DE 1844

Siete individuos han rehusado aceptar el empleo segundo de la oficina oficial, i es fortuna que se haya logrado reunir allí un corto número de estimables jóvenes. Yo no conozco inversion mas útil de cuantas pueden darse a las rentas sobrantes que la de abrir i mejorar los caminos. Esta es la primera de las necesidades públicas. Pero no es este el caso de tratar esta materia. Recomiendo al celo del señor Ministro del Interior la seria atencion de este asunto i en cuanto al presupuesto, propongo se redacte la partida en discusion en la siguiente forma:

"Para sueldo i viático del cuerpo de injenieros civiles, apertura i composicion de caminos, compra de herramientas i útiles para costear la traslacion al pais de los injenieros que el Gobierno hará venir del estranjero con estos fines, 200,000 pesos."

El señor Ministro del Interior. —Cuando el señor Diputado que acaba de hablar, al ponerse en discusion la partida del presupuesto del Ministerio del Interior para compostura i apertura de caminos, interpeló al Ministro del Interior sobre la misma materia, se redujo, sino me equivoco, a preguntar si el Gobierno creia tener en su mano los medios suficientes para llevar a cabo las muchas obras cuya necesidad se hace sentir en el pais en materia de caminos, puentes, calzadas, canales, etc. i para llevarlas a efecto con toda la prontitud i brevedad que eran de desear. En contestacion me pareció del caso manifestar a la Cámara, en primer lugar, la alta importancia que el Gobierno da a la mejora del ramo de caminos; en segundo, lo que con semejante fin se habia podido hacer, i en tercero, contrayéndome especialmente a la materia sobre que se me interpelaba, las dificultades casi insuperables que se encuentran para que podamos llenar nuestros deseos tan pronta i satisfactoriamente como el mismo señor Diputado lo podria anhelar.

No repetiré lo que dije en esa sesion; me contraeré únicamente a espresar mi modo de opinar en órden a las dos indicaciones que acaban de hacerse a la Cámara. No pretendo, señor, oponerme a ninguna de ellas, pues las creo dirijidas a un fin altamente importante i las considero sobre todo como un medio que no se pierde nada en tocar para ver si se consigue mediante él alcanzar algo mas que lo que a mi juicio se puede en la mejora de caminos.

Es absolutamente necesario que tengamos hombres suficientemente idóneos que se ocupen no solamente de los preparativos sino tambien de la ejecucion de cada uno de los trabajos a que se les comisione relativos al ramo a que me contraigo. Este número de hombres no lo tenemos, ni sé aun si los podremos tener, i lo que es mas lamentable todavía, me parece difícil que podamos conseguirlos tan luego. Mui pocos, poquísimos son los que en el pais reunen los suficientes conocimientos teóricos con los que dan la práctica i la esperiencia para ocuparse no sólo en el trabajo de puentes i calzadas, sino en la apertura de un camino.

El ensanche que pudiera darse al cuerpo de injenieros civiles vendria a producir sus efectos, no en este año ni en el venidero, sino mui a la larga, porque habiendo mayor número de funcionarios, podria llevarse a cabo el plan que pensó el Gobierno acerca de él, cual es el de constituirlo en una especie de academia en que se pudiesen unir a los conocimientos teóricos los prácticos. Siendo mayor el número no estarian todos ocupados en las comisiones que el Gobierno les encargase, i una parte de ellos podria consagrarse a esos mismos estudios; por consiguiente, si dar mas ensanche al cuerpo de injenieros civiles esuna medida que producirá mui benéficos resultados, no debemos suponer que se avance mucho desde luego en lo que respecta a la formacion de un buen sistema de caminos i a la constitucion de otras obras análogas.

Me parece que no son del todo exactos los datos que el señor Diputado preopinante ha presentado a la Cámara para que forme su juicio en esta materia. El primero de e los se refiere a la reparacion que se está haciendo en el camino entre Santiago i Valparaiso. Debo declarar a la Sala, como ya el Gobierno lo ha declarado al público por medio del periódico oficial, que el trabajo actual del camino, tiende únicamente por ahora, a evitar los principales inconvenientes que ofrece el tránsito en aquel lugar; porque el Gobierno no se ha decidido aun a que se emprendan en aquella parte obras de mas valer, sino aquellas que son de una necesidad e importancia, miéntras tanto no se resuelva el problema, así lo llamaré, de si conviene o no echar ese camino por las inmediaciones de Melipilla.

A este respecto, los pareceres de personas intelijentes que se han fija lo en la materia, estan sumamente divididos. El Gobierno ha creido del caso, ha mirado como un deber en ramo tan importante, no fallar sin tener ántes los datos suficientes sobre si se ganaria no respecto a estension con el cambio; sobre si los terrenos inmediatos a Melipilla serian mas a propósito para un camino que aquellos por donde pasa el que ahora tenemos; sobre si los recursos serian mas abundantes en una parte que en otra, i en fin, sobre si habrían ventajas tales en echar el camino por Melipilla que indujese a dar la preferencia a aquel punto. Desde luego, aparece una de mucho bulto, i es el ahorro que se hará por la via de Melipilla, del tránsito penoso de las dos cuestas que ahora es necesario pasar. Uno de nuestros injenieros está comisionado por el Gobierno para que practique los reconocimientos que acabo de aludirlos que se pondrán en obra dentro de diez o doce días, no habiéndose verificado ántes a causa de que ese mismo injeniero a quien se creyó uno de los mas aptos, ha tenido otra importantísima comision, cual es la de nive