Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/252

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
252
CÁMARA DE DIPUTADOS

6,000 pesos puede satisfacerse en un pueblo como Vallenar. No se creeria con justicia que yo voi a deducir de aqui que no debe prestarse ausilio alguno para la necesidad que se ha espresado. Mi objeto no ha sido otro que manifestar: primero, que el Gcbierno por sí mismo, ya sea con fondos tomados de la partida que ahora se discute, ya con los destinados a gastos estraordinarios, ya con una porcion de la masa decimal, que por ahora existe para el establecimiento de hospitales, se apresurará a remediar semejante necesidad, ya que se ha puesto en conocimiento.

Me he propuesto en segundo lugar, hacer ver a la sala que si se quisiese dar un ausilio a los enfermos de aquel hospital, talvez no seria el medio mas acertado el dar fondos para la construccion de un hospital, porque igual socorro se les daria cuidando a los enfermos pobres en sus casas con médicos, con medicina, i en suma con lo que fuese necesario, ahorrándose así los gastos de una casa i los de un número no despreciable de empleados.

En la presente discusion se me van ofreciendo ocasiones que yo no debo dejar pasar, para manifestar la atencion que el Gobierno presta a los diversos ramos del servicio público. Esta noche, por ejemplo, se ha hecho mencion de un proyecto de que yo hablé en el año anterior, en el que se trata de dar ensanche a las rentas municipales. Debo confesar que, desgraciadamente, se ha hecho poco aun en esta materia, porque el primer paso que diera el Gobierno a este respecto considerando un proyecto, semejante, no encontraría talvez simpatías por haber necesidad de establecer nuevas contribuciones: el primer paso, digo, fué pedir a las mismas municipalidades noticias de las sumas con que contaban, de los arbitrios que se podrian tocar. Desgraciadamente aun no se han recibido esos datos de un modo que en jeneral corresponda al objeto con que se pidieron; porque nuestro sistema administrativo es un sistema a plomo, me esplicaré así, es un sistema que no ofrece bastante cooperacion al Ministerio para poder obrar como ya he tenido ocasion de manifestárselo a la Cámara i como lo haré despues cuando se trate de nuevo de aumentar el sueldo a los Intendentes i de dotar a los Gcbernadores, pues éstos no pueden servir bien mientras lo hagan de balde.

Se han recibido de las provincias varios informes, pero ninguno de ellos ha servido, porque unos están reducidos a pedir la cesion de ramos fiscales; aquí se pide que se ceda el de diezmos; allí las mandas forzosas; allá $ 10,000 para construir un puente; unas Municipalidades han presentado arbitrios inadmisibles; otras los han remitido sin acompañar los datos bastantes para conocer su importancia, i tal sucedió con la de Vallenar; de manera que el Gobierno no ha pedido llenar su deseo ferviente de llamar la atencion de las Cámaras en la presente lejislatura hácia ese proyecto, aunque se trabaja por hacerlo a la brevedad posible.

Pero basta, señor, de digresion, que tal reputo la última parte de lo que acabo de esponer a la sala. Volviendo a la indicacion que se ha hecho, diré en cuatro palabras, que me parece que si se quiere dar ese ensanche a la partida de gastos de la beneficencia i utilidad pública, no es necesario hacerlo en la forma que quiere el señor Diputado preopinante; i que basta esta especie de recomendacion, que por tal la tomaré, para que el Gobierno atienda a una necesidad urjente, según se dice, que existe en Vallenar. Me parece que esto será suficiente para confiar en que el Gobierno atenderá a esa necesidad; mas si la Cámara quisiese hacerlo desde luego por sí misma, yo de ninguna manera podria oponerme, mucho mas cuando ya he presentado algunas observaciones para que proceda con bastante ccnocimiento de causa.

El señor Sanfuentes. —Yo no desconozco que todos los pueblos de la República, como ha dicho mui bien el señor Ministro, padecen necesidades aflictivas; pero precisamente, uno de los motivos en que he apoyado mi indicacion, es que son mui pocos, o quizá ninguno, aquellos en que se reúnen circunstancias tales que hacen tomar un carácter de gravedad a la que aparece en Vallenar. En los demas puntos de la República todos tienen relaciones; si se enferman tienen familias que los ausilien. No sucede así con los de Vallenar, pues la mayor parte son mineros que ocurren allí i no tienen mas que perecer a la inclemencia del tiempo. Esta circunstancia verdaderamente aflictiva, es la que me ha precisado a hacer a la Cámara esta indicacion. Yo conozco que $ 2,000 no bastan, pero esto se mirará como un ausilio que presta el Gobierno para el fomento de las suscriciones; tampoco deberá destinarse esa suma para la construccion de un hospital, sino para ausiliar a aquel pueblo en caso de epidemia. No diré mas, señor, la Cámara verá si puede otorgar esta peticion o no.

Se proeedió a votacion sobre la partida tal como aparece en los presupuestos i resultó aprobada por mayoría de 22 votos contra 8, dándese lugar a la indicacion del señor Sanfuentes.

El señor Toro. —Como miembro de la comision mista, señor, si mal no me acuerdo, he reparado que no se gastó toda la cantidad que se votó para el año de 1843 para gastos de beneficencia. Me parece que apénas se invirtieron 6 mil pesos i creo que sobra mucho mas de lo que exije el señor Diputado para el ausilio de ese pueblo ¿Qué necesidad tendremos entonces de aumentar la partida, cuando para el ausilio de ese solo pueblo parece que hai la cantidad suficiente? Aprobándose la partida como está, podrá el Gobierno prestar los ausilios que sean necesarios.

El señor Presidente. —No se puede hechar ma