Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/251

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
251
SESION EN 9 DE AGOSTO DE 1844

ahora, pero que los señores Diputados i en especial los miembros de la Comision habran visto en la cuenta de los gastos de la administracion pública hechos en el año anterior, i habran observado que todos los objetos a que se han aplicado los 10,000 pesos asignados para ese año han tenido la aplicacion que segun la lei debian tener. Si alguna otra especie de duda ocurre al señor Diputado, estoi pronto a satisfacerla en cuanto sea posible.

El señor Sanfuentes. —Pido la palabra, de ningun modo para oponerme a esta partida, porque considero que tenemos necesidad de que haya fondos para socorrer ciertos gastos indispensables en este jénero, sino para hacer una solicitud que, en atención a los fundamentos en que voi a apoyarla, espero que tendrá buena acojida en la Cámara. Deseo remediar una necesidad que desde luego se presenta con el carácter de urjente en la ciudad de Vallenar, por quien represento. Siendo la minería la principal ocupacion de aquel pueblo, ocurren de todos los puntos de la República muchos operarios que por la circunstancia de ser estraños, no tienen allí ninguna relacion de familia ni de otra clase, careciendo talvez hasta de hogar. Suelen tambien haber allí epidemias, algunas de las cuales, las viruelas entre ellas; los mineros, por su propio ejercicio, están sujetos a esta enfermedad, i cuando la tienen no hallan ni un miserable hospital en que acojerse; apelan a la policía, pero ésta tiene que recurrir al celo de los vecinos para que les acojan en sus mismas casas; éstos por no contaminarlas se escusan algunas veces mirando por su propia seguridad i la de su familia; de manera que aquellos desgraciados se ven en la necesidad de morir sin lecho.

Los vecinos, para evitar tales escusas, se han reunido a fin de formar, por medio de suscriciones, un pequeño hospital que se mira como indispensable; pero bien poco se puede hacer con tan escaso recurso; la Municipalidad tampoco tiene medios de llevarlo a efecto, porque carece de los fondos mas necesarios para sus gastos mas indispensables.

A fin de remediar estas necesidades, me habian encargado mis comitentes que solicitase de la Cámara autorizacion para establecer una contribucion pequeña sobre las cargas de efectos que entran allí; pero he dejado de hacerlo hasta ahora por la repugnancia con que siempre se recibe la imposicion de cualquiera contribucion; esperando ademas, que se presentase el proyecto de aumento de rentas de la municipalidad.

Me habria abstenido de hacerlo ahora; mas este proyecto por su naturaleza debe ser largo; talvez no se presentará hasta dentro de algun tiempo i aun cuando fuese mui en breve, siempre su discusion duraria dos años por lo ménos, i entre tanto, la necesidad no se remedia.

Por esto solicitaba de la Cámara que aumentase esta partida a 12,000 pesos, con el fin de que 2,000 sirviesen a este fin. Con esa suma se animarian las suscriciones, i en fin, se socorreria una necesidad que padece una clase de trabajadores que es de las mas necesarias en la República.

Mi objeto es que se agregue a la partida esta cláusula: "Para ausilio de un hospital en Vallenar 2,000 pesos".

El señor Ministro del Interior. —Altamente laudable, por cierto, es el fin que se ha propuesto el señor Diputado preopinante, al pedir que se aumente la partida que está en discusion con 2,000 pesos mas para ausilio de un pequeño hospital en Vallenar.

El señor Diputado ha hablado de una necesidad sobre la cual no tenia una noticia especial; pues hasta hoi, ni en las indicaciones que anualmente hacen los intendentes sobre las necesidades de los pueblos de cada una de las provincias, ni en el proyecto sobre nuevos arbitrios para ensanchar las entradas municipales de Vallenar, se ha presentado al Gobierno esa necesidad con el carácter de grave i urjente con que la ha hecho aparecer el señor Diputado. A haber sido así, señor, el Gobierno indudablemente, hechando mano de los gastos destinados a beneficencia i utilidad pública, se habria apresurado a satisfacerla.

Hai ciertas necesidides de la misma especie que aquella de que estamos tratando, que se hacen sentir casi en todos los pueblos de la República; de manera que si quisiéramos remediarlas todas, echaríamos de ménos esa clase de establecimientos en la gran mayoría de nuestras poblaciones. En la imposibilidad de atender al gran número de esas necesidades que hai por satisfacer en toda su estension i en todas partes simultáneamente, es preciso entrar a hacer una comparacion acerca de ellas, para examinar donde aparecen con el carácter de mas importantes i urjentes.

Mal se ha podido practicar por el Gobierno esta operacion en el presente caso, puesto que ya he dicho que esa necesidad no se ha representado ni por el jefe de la provincia, ni por la municipalidad del departamento.

Si la Cámara creyese que votando dos mil pesos para el establecimiento de un hospital en aquel punto iba a remediar el mil, talvez se equivocaría; por poco ensanche que se le dé a un establecimiento de esta especie, con dos mil pesos i con otro tanto que seria lo mas que allí podria colectarse para ausilio de dicho hospital, apénas habria para pagar el sueldo de sus empleados. Debemos tener en cuenta que un hospital demanda un número considerable de sirvientes, el establecimiento de una botica, porque en esos pueblos no la hai; se necesita comprar camas i ropas, cosas indispensables para la comodidad de un enfermo; i exije tambien casi de necesidad que haya un facultativo que lo atienda. Todo esto, señor, ni con 2, ni con 4, ni con