Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/257

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
257
SESION EN 9 DE AGOSTO DE 1844

aun cuando las ignorasen; aun cuando pensasen de otro modo, etc., etc. Pero voi a contraerme a los tres hechos sentados.

El primero es relativo a nuestro sistema de aduana. No tengo muchos conocimientos en esta clase de asuntos para hablar a punto fijo a la Cámara sobre ellos; pero estoi mui distante de convenir en que sea tan imperfecto como se ha dicho. Tengo para ello algunos principios jenerales de que partir. El primero en la conocida intelijencia del hombre que ha puesto mano en el arreglo de las aduanas; i no debemos suponer que ese hombre haya cometido errores tan graves; si tal hubiese sido, ya se habria elevado un clamor casi jeneral, i este clamor no ha llegado a mis oidos.

Se dirá que no es conocido el defecto, porque no ha habido un periodista que sea órgano de él; esta seria una equivocacion porque hai periodistas a que el Gobierno no asiste con cantidad alguna; porque no solamente se escriben periódicos, i porque en esos mismos a que el Gobierno está suscrito, no se podrian enunciar reformas sino por los editores, por medio de correspondencias, para la cual mui pocos ejemplos se presentarán de que se haya cerrado la puerta de las imprentas en que se publican. Por consiguiente debo concluir que esa nulidad en el sistema de aduana no es tal como se dice, o no es conocida.

El otro hecho a que se ha aludido es la gran cantidad de dinero que se ha enviado a Lóndres, corriendo peligro de una bancarrota de la casa a cuyo poder ha ido. Talvez a este respecto no ha tenido el señor Diputado los datos suficientes; porque, aunque se ha mandado, verdaderamente esa cantidad no existe, pues dejando aparte la suma invertida en la compra i amortización de billetes, i pagados los dos dividendos correspondientes al presente año, no habrá en poder de dicha casa para el pago del primero que ha de vencerse en 1845 mas que 20 i tantos mil pesos. Fué pues necesario mandar esa cantidad, porque de otro modo se hubiera cometido una imprudencia esponiéndonos a no tener oportunamente en Lóndres lo preciso para el pago de aquellos dividendos; i lo fué tambien para llevar adelante la amortizacion, en la época que mas convenia realizarla, esto es, cuando nuestro crédito, no habiendo subido al alto grado en que hoi se encuentra, permitia pensar en él. Me eximiré de entrar a hacer reflexiones acerca del tercer hecho que se ha citado, porque tendré que confesar que no lo he comprendido bien.

Se ha hablado de un individuo que no quiso escribir sino despues de haber salido de la redaccion de uno de los diarios a que el Gobierno está suscrito; quizas por haberme distraido, no pude comprender el proyecto a que se quiere aludir.

Resulta de lo espuesto: que la suscripcion que hace la nacion a los periódicos no coarta la libertad de la prensa, lo cual he demostrado con muchos hechos; segundo, que si es cierto que la nacion es la que sostiene los periódicos, la suscripcion debe tener una influencia saludable, puesto que dimana de la nacion misma; tercero, que los argumentos que se han hecho para sostener el informe de la comision, carece de bases seguras, de bases ciertas, de bases inequívocas, como creo haberlo demostrado. Por último, señor, creo que se ha exajerado quiméricamente la partida haciéndola ascender a $ 25,000. Creo haber manifestado que está reducida por la comision informante a poco mas de $ 10,000 porque de $ 16,000 que contiene la partida, deben rebajarse $ 2,000 i tantos para la impresion de El Araucano; $4,000 que se invertirán en la redaccion taquigráfica i publicacion de las sesiones de ámbas Cámaras, que tampoco es suscripcion. Se cuentan $ 6,000 para gastos secretos de que tiene necesidad todo Gobierno, i de los cuales no puede salir la suscripcion a periódicos como ha pretendido el señor Diputado. Si en otras partes se emplea parte de esa suma de miles en ese objeto, es en naciones donde se votan centenares de miles de pesos para gastos secretos, pues creo que el señor Diputado se ha querido referir a Europa. Hai que rebajar tambien del cálculo que se ha hecho la suma destinada a la impresion de la Gaceta porque no es para suscripcion de periódicos en jeneral, sino para uno que sólo sirve para un ramo especial, cuyo pago se hace por el Ministerio de Justicia. De manera que sumando i restando, la partida en discusion viene a quedar reducida a poco mas de $ 10,000 i pico. Del modo como se ha raciocinado, podria hacerse subir cada partida del presupuesto a una suma mucho mayor de lo que se pide realidad.

El señor Toro. —Seré breve, puesto que lo que dije en mi discurso anterior lo creo tambien subsistente: me basta que se haya confesado que los periódicos no representan mas ideas ni principios que las de aquellos que los sostienen. Paso ahora a dar esplicaciones sobre algunos hechos que sin duda han sido mal comprendidos o mal esplicados por mí.

Cuando hablé de administración de aduanas, he dicho que es mala la oficina de aduana tal cual existe, i ahora agregué lo mismo de la del resguardo. Sin duda cree el señor Ministro que soi yo sólo de esta opinion, pero no es así. La comision mista que informó el año 41 i un honorable Senador han hablado en los mismos términos de la administarcion de la oficina del resguardo i de aduanas; i por lo mismo no toqué al digno personaje a que se ha referido el señor Ministro.

La segunda observación es sobre los 700 mil pesos que existen en Europa; a esto diré: que he tenido un especial cuidado de examinar las partidas i ver cuánto se ha mandado, cuán