Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/397

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
397
SESION EN 6 DE SETIEMBRE DE 1844

pues ya habrán perecido si no aumentamos del mismo modo, los medios de subsistencia.

La necesidad de un Banco es conocida por cada uno; quizá la idea se aplauda, i los medios de realizarlo quizá lo único en que no estamos mui de acuerdo todos.

Se teme el abuso i este es el escollo sobre que fracasan todos los Bancos. Hemos visto en Buenos Aires que la autoridad apoyada en las emisiones que por el Banco ponia en circulacion, dbponia una gran cantidad de millones sirviéndose de este medio para sostenerse contra la mayoría del pueblo, que batalla desde 15 años para destronar la tiranía; esto solo prueba que los gobiernos pueden abusar de este beneficio.

Es el convencimiento de este mal; este es el motivo porque solo despues de mucha deliberacion acerca de los medios de separar este riesgo de entre nosotros, me he atrevido a presentar el proyecto de lei que acaba de leerse por el que se verá que se toma por base del Banco mismo la propiedad, i que se hace centro i base del propietario, a fin de interesar a esa clase importante de la sociedad que desea el bienestar del pais i a la que no le puede convenir el desórden ni la falta de tranquilidad en que no se abuse de una especulacion que será pródiga en resultados de ventura para Chile.

Es tambien para consolidar nuestras instituciones poniendo una barrera contra todo disturbio i revolucion intestina.

Precisamente, no quisiera que estuviese jamas un Banco en manos de ningun gobierno solo en razon de que en manos de la autoridad un Banco no puede ser nunca tan productivo, sino tambien, porque un movimiento cualquiera que desgraciadamente tuviese lugar i que pusiese a merced del que de él se aprovechrse, el Banco, podria abusar para sostenerse; este riesgo no es tan infundido pues no está bien formada nuestra educacion política, bastaría que cualquier partido se aprovechase del Banco para hacer emisiones sobre emisiones para sostener una idea subversiva para sostener un principio anticonstitucional, para sostenerse asimismo contra la voluntad e intereses de la mayoría de la nacion; podria el Banco proporcionarle los medios de burlar los deseos de las masas.

Estos inconvenientes en el Banco serian nulos, si una clase importante de la sociedad, si todos los propietarios pudiesen o tuvieren derecho para tomar parte i usufructuar la especulacion del Banco.

Su fortuna i sus esperanzas se encuentran, en este caso íntimamente ligadas con el órden i la tranquilidad pública; no siendo posible ya beneficio en la institucion desde el momento que se desnaturalizase por el abuso que lo llevaría a su ruina los propietarios, con su influencia viniendo a ser sus patrones naturales, lo pondrían fuera del alcance de la violencia i del poder.

Dos clases de opositores creo solamente que encontrará en Chile este proyecto, tan conocida es de todos su importancia i utilidad: 1.° El comercio estranjero. 2.º Los que negocian en la usura. El negociante estranjero tiene capitales de Europa que recibe bajo interes; como tiene i goza crédito, se procura en Inglaterra sumas inmensas al tres o cuatro por ciento, i luego abraza en pequeño con gran beneficio todas las operaciones de descuento de letras, dinero a usura de pastas, etc. Cada casa de comercio estranjero es un Banco; saca en Chile un doce, un quince, un dieciocho por ciento del dinero por el cual paga sólo un cuatro por ciento en Europa ¿debemos admirarnos de que se declaren enemigos de una institucion que destruiría las grandes ganancias que se procuran como únicos banqueros? Si no bastara a revelar los motivos de su oposicion el interes que los anima, i que yo acabo de minifestar, la carta como dirijida de Inglaterra que se publicó en El Progreso i que lleva todas las apariencias de apócrifa, delata a las claras que sólo el interes particular los mueve a declararse opositores del Banco. Sea de esto lo que se quiera, venga la carta de Inglaterra, o sea escrita por un estranjero aquí, siempre es cierto que sólo el egoismo la dicta o de no analicémosla. Se nos amenaza por este curioso escrito que perderemos con el Banco nuestro crédito en Inglaterra ¿cómo? porque no nos dejamos usufructuar por el comercio estranjero, porque salimos del pupilaje en que nos tienen, porque procuramos a la industria chilena capitales bajo interes, parque crece la riqueza nacional i se aumentan las rentas del tesoro, ¿por eso perdemos nuestro crédito en Inglaterra? ¿no aumentará este, no estaremos mas en estado de llenar nuestros compromisos cuando seamos mas ricos e industriosos? Es preciso que esperemos tranquilos la crisis que nos amenaza, no debemos evitarlo, ¿es siendo su víctima sólo que podemos tener crédito en Inglaterra? en tal raciocinio no merece que me detenga mas en combatirlo.

Otra amenaza que se nos hace, es el que se retirarán de Chile todos los capitales con que ahora chupan i absorben toda la utilidad que nos deja nuestra angustiada industria, supongamos que así suceda, ¿dónde está el mal? ¿Qué perjuicio nos resulta de que salgan de Chile capitales al 12 por ciento cuando nos quedan cuantos necesitamos al 6 por ciento? Pero no saldrán, señor, estos dineros que hoi ganan un exorbitante interes, porque mañana sólo ganen el 6 por ciento anual, quedarán entre nosotros ganando el 6 i no irán a Inglaterra a ganar el 3 por ciento u a otras de nuestras Repúblicas, donde quizás no encuentren las garantías que en Chile.

Los otros opositores son los que toman una ganancia en la usura, pero los capitales que jiran en ese sentido, irian a buscar en la industria ac