Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/445

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
445
SESION EN 13 DE SETIEMBRE DE 1844

lo a las demas Repúblicas americanas, sostenga una institucion tan odiosa i contra la cual se han pronunciado sin escepcion los mas célebres economistas?

Sino por dignidad, por consecuencia al ménos deberia Chile abolir esta institucion, atrayendo así sobre el Gobierno i sobre las Cámaras las bendiciones del pueblo; i tanto mas, cuanto que en nada se disminuirán nuestras rentas públicas.

¿Por qué fatalidad tenemos esa decision tan formal por conservar todo lo añejo, por perjudicial que sea? Las reformas, señor, no son temibles para nosotros, sino por indiferencia i apatía. Así es como puede traducirse la moderacion i prudencia que continuamente nos estamos aconsejando unos a otros. Yo no pido ni aconsejo reformas sin tino i sin consideracion suficiente i necesaria; pero hai reformas que son exijidas i que no pueden postergarse, i una de ellas, creo no engañarme, es la del estanco; i al contrario, no olvidemos que la apatía i la indiferencia, este principio inerte que nos domina, nos arrastrará a una crisis espantosa. No creo que la abolicion sólo de esta renta baste para salvarnos; pero todo coadyuva a mejorar en algo la condicion del pueblo.

Aumentar su ventura es asegurar su porvenir, es dar un paso en el camino de la prosperidad de Chile.

Hé aquí, pues, los fundamentos en que apoyo la mocion que he tenido el honor de presentar a la Cámara en el año pasado. Desde entónces quedó abierta esta discusion. Una fatalidad inesplicable ha impedido hasta ahora el que podamos continuarla; creo, sin embargo, haber puesto bien en claro todos los fundamentos que apoyan la idea de la abolicion del monopolio. Creo contestadas una a una las razones que se han dado en contra de mi propósito; sin embargo, si esto no basta, suplan los cuantiosos datos que cada uno de los miembros que componen en la Sala, posee de los males evidentes que orijina el monopolio, i de los bienes que atraería su abolicion. Si esto no forma una opinion ventajosa a la supresion en la mayoría de la Cámara ¿qué haremos? No quiero molestarla mas en una discusion ya tan pesada. Yo, al presentar la mocion, cumplí con un deber; el mismo deber me obliga a sostenerla; i cualquiera que sea el éxito que ella tenga, no me arrepentiré jamas de haberlo llenado.

Puesto en votacion sobre si se admitia o nó en jeneral, fué desechado por mayoría de 23 votos contra 10, con lo cual se levantó la sesion.


ANEXOS

Núm. 198

Quedo instruido por la nota de V.E. número 36, fecha de ayer, de que esa Cámara en sesion del 6 del presente ha reelejido a V.E. para su Presidente, i al señor don José Javier Bustamante para vice. —Dios guarde a V.E. —Santiago, Setiembre 10 de 1844. —Manuel Búlnes. R.L. Irarrázaval. —A S.E. el Presidente de la Cámara de Diputados.


Núm. 199

Con esta fecha se ha dado la órden correspondiente para que se cubran por Tesorería Jeneral al oficial de esa Secretaría don Timoteo Avaria la cantidad de doscientos treinta i cuatro pesos seis reales para pagar el costo de las dos veredas de piedra labrada que se han construido en la plazuela que conduce a la Sala de Sesiones de esa Cámara que V.E. me comunica por su nota número 40, fecha de ayer. —Dios guarde a V.E. —Santiago, Setiembre 10 de 1844. —Manuel Búlnes. R.L. Irarrázaval. —A S.E. el Presidente de la Cámara de Diputados.


Núm. 200

Excmo. señor:

Doña Mercedes Larrañaga, viuda del doctor don Cárlos Rodríguez, ante V.E. respetuosamente espongo: que hace dos años tuve el honor de presentar a V.E. una solicitud en que sucintamente indico los fundamentos que existen para que se dé por acuerdo de Vuestra Soberanía la cantidad que estime justa, por compensacion de los sueldos que como Ministro de la Suprema Corte de Justicia, debió percibir mi esposo desde su espatriacion hasta su fallecimiento. En esa peticion hago presente los servicios prestados a la Patria por mi esposo i la orfandad i miseria a que está reducida mi familia.

Al presente, esas mismas razones me han decidido a ocurrir ante V.E. pidiendo os digneis tomarla en consideracion atendiendo a que me es de tan vital interes i estar informada tiempo ha por la Comision respectiva, Excmo. señor. —Mercedes Larrañaga.