Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/457

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
457
SESION EN 27 DE SETIEMBRE 1844

tado debe tomarlos sobre sí. Un auxilio análogo se ha dado a las Municipalidades faltas de recursos, para mantener los presos, i con mui buenos resultados; los mismos motivos aconsejan auxiliarlas para constiuir o reparar las cárceles, objeto no ménos importante. Un proyecto de lei relativo a este asunto se ha presentado ya a las Cámaras.

La Comision codificadora se ocupa actualmente en las obligaciones convencionales. A pesar de que por ausencias o enfermedades ha carecido de algunos de sus miembros, sus trabajos están ya mui avanzados. Dificultades emanadas de diversos principios han embarazado las tareas de la Comision revisora. Contribuiría a allanarlas i a dar celeridad a la codificacion, la reunion de ánrbas Comisiones en una sola, como ellas mismas lo han indicado al Congreso.

Al hablar de la formacion del Código Civil, no puedo ménos de recomendar al Congreso el proyecto de lei relativo a hipotecas, que actualmente pende ante el Senado. Lo mucho que perjudica al comercio i a la industria, la incertidumbre a que dan lugar nuestras leyes sobre la materia, me ahorra de insistir sobre la necesidad de prestar a dicho proyecto una atencion preferente.

Los datos relativos a la estadística judicial se reúnen con mas regularidad i exactitud. Miéntras no se decrete por la lejislatura la planta de la oficina encaigada de la estadística jeneral de la República, es indispensable la continuacion del oficial que debe reunir i coordinar los datos relativos a la parte judicial.

El mui Reverendo Arzobispo electo ha entrado a gobernar la diócesis conforme a la disciplina de la Iglesia chilena. Las virtudes i luces del digno sacerdote en que ha reraido la eleccion, dan sobrado fundamento para esperar que las muchas necesidades que en este ramo se sienten en el pais, serán pronto satisfechas; i de acuerdo con él, cree el Gobierno llevar a cabo los arreglos que segun indiqué al Congreso en mi Memoria anterior, quedaron pendientes al fallecimiento del señor Vicuña.

Verificada la ereccion de la iglesia de la Serena, se halla ejerciendo sus funciones el Reverendo Obispo a quien se ha confiado. Tambien se halla organizado el Cabildo Eclesiástico i provistas todas las plazas que se mandaron crear por la lei de 14 de julio de 1843. El Delegado de Su Majestad, para erijir esta iglesia, siguiendo las indicaciones que le fueron hechas por el Gobierno, ha dado a su cabildo una planta igual a la de las otras iglesias del Estado.

Para hacerlo así ha sido necesario separarse de la bula de ereccion; pero convenia adoptar este partido consultando esa uniformidad conveniente bajo muchos respectos i que en nada grava al erario; porque sólo se pondrán en ejercicio aquellas prebendas o canonjías autorizadas por la lei. Se ha entregado al Obispo de la Serena la cantidad que le concedió el Congreso para proveerse de ornamentos i otros objetos necesarios al servicio del culto en la misma Catedral.

Habiendo sido aprobado por el Senado la presentacion del digno e ilustre sacerdote elejido para Obispo de Ancud, se ha encargado al Reverendo Obispo de Concepcion lo ponga en posesion del gobierno de la nueva diócesis. En consecuencia, el Reverendo Obispo electo está próximo a partir para su Obispado. Los mismos principios que se tuvieron presentes al elejir la iglesia de la Serena i al crear su cabildo eclesiástico, piensa el Gobierno que sigan en la ereccion de la de Ancud i creacion de su cabildo. Por lo que toca a este último punto, ya pende ante las Cámaras un proyecto de lei para poner en ejercicio las canonjías, cuya necesidad se cree urjente. Pronto presentaré tambien al Congreso otro proyecto para conceder al mismo prelado los fondos con que debe proveerse de los ornamentos i demas objetos de que hubiese menester para celebrar dignamente las solemnidades del culto en su iglesia.

En cada una de las diócesis de la República debe existir un Seminario en que, bajo la inspeccion inmediata del Obispo se formen los ministros del culto; i de todas ellas, la de Santiago es la única que goza realmente goza de esta ventaja. El Seminario de Santiago se halla en buen pié. Un número considerable de jóvenes lo concurre, aunque no suministra en proporcion los eclesiásticos que seria de desear.

En Concepcion los servicios de los seminaristas se prestan por unos cuantos jóvenes que ni pueden sujetarse al réjimen que conviniera, ni hacer los estudios que el estado sacerdotal requiere.

En la iglesia de la Serena se ha establecido ya un pequeño Seminario. Las dificultades que se presentaron al Obispo pata colocarlo en un departamento del Instituto, lo movieron a esforzarse en establecerlo por separado; i al celo de aquel prelado se debe que el establecimiento se halle ya planteado, que cuenta con 23,000 pesos de fondos i con esperanzas fundadas de obtener mayores cantidades.

Mas necesaria que en ningun punto de la República es en Ancud la creacion de un Semiminario. La escasez de ministros de la relijion en aquella diócesis es estrema, i por lo mismo urjente plantear un establecimiento aunque reducido, en que reciban la instruccion competente i se preparen para las funciones del ministerio sacerdotal, los que deben ayudar al Obispo en la difusion de las verdades evanjélicas i en el cuidado del bien espiritual de los fieles. Miéntras tanto el Gobierno ha querido ocurrir a esta necesidad enviando capellanes rentados a diversos puntos de la provincia de Chiloé; i para aumentarlos, como es indispensable, se ha encargado especialmente al Reverendo Obispo