Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/473

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
473
SESION EN 2 DE OCTUBRE DE 1844

ner favor, alienta siempre la esperanza i haré bullir la solicitudes en torno del dispensador de las gracias.

De algun tiempo a esta parte, el Gobierno se ha mantenido firme contra semejantes solicitudes, observando i haciendo observar rigurosamente en los ascensos el órden de escala: pero no es posible confiar este punto a la arbitraria voluntad del que esté a cargo del poder, ni es justo tampoco que la lei deje abandonado al gobernante a los embates reiterados del interes personal sin prestarle su rebusto apoyo. El Gobierno, pues, no ha trepidado en cercenar; por medio de aquel proyecto las facultades de que está en posesión i se lisonjea de que persuadido el Congreso de los sentimientos que lo animan a este respecto, se dignará prestarle cuanto ántes su aprobacion.

El efecto natural del proyecto mencionado es el de hacer mas tardíos los ascensos, porque ninguno podrá subir a un grado superior sino está vacante por fallecimiento o separacion del que lo ocupaba. De aquí la precision en que se ha visto el Gobierno de acompañar a aquella pieza, otra para aumentar los sueldos militares. Si esta medida no se calificaba por algunos de urjentes (aunque siempre ha debido parecer justa) pasaba a serlo desde que cerrándose la puerta a los rápidos ascensos, se iba a prolongar considerablemente la triste condicion del oficial en los primeros escalones de su carrera. El Gobierno ha tenido i con razon, que si la profesion de las armas no puede ofrecer entre nosotros siquiera la decente manutencion del individuo que la sigue, quedaria relegada a jente poco a propósito para conservar el sagrado depósito del órden i de la seguridad pública. Los intereses bien entendidos del Estado, no consisten en ahorrar algunas sumas de mediano valor sino en proporcionarse buenos servidores, que, por mas que se diga, no se obtienen en épocas de paz como la presente, cuando la voz del patriotismo no tiene para qué hacerse oir, sino por medio de la competente remuneracion de los servicios.

Por otra parte, la estrema exigüidad del pié que se haga actualmente al soldado, orijina mui graves inconvenientes en la milicia, las frecuentes deserciones, cáncer que mina incesantemente los cuerpos del ejército i que suele llegar a su término espantoso, son su primera consecuencia, tambien la dificultad de los enganches, i lo que es peor, las privaciones sin cuenta que hace sufrir por largo número de años a los mismos que consagrados al público en una ocupacion bajo todos aspectos penosa, tienen un derecho sagrado a ser socorridos, sino con largueza, al ménos con prudente liberalidad.

Una de las Cámaras Lejislativas se ha ocupado ya de este proyecto i le ha prestado su aprobacion.

Obtenida, como lo espero la de la otra, el Gobierno podiá exijir la uniformidad del vestuario, que hoi es difícil de guardar por la escasez de los ausilios con que cuentan los oficiales subalternos, el constante aseo de la tropa reducida actualmente a pocas i malas prendas, i sobretodo, habrá estímulo para llamar i retener en el servicio a jentes honradas cuya moralidad i fe inspiren la debida confianza.

En los planes del Gobierno al proponer el aumento de sueldos militares, entraba la idea de destinar una parte del aumento concedido a la tropa a la Caja de Ahorros con el doble fin de proporcionar a las viudas de los soldados que no gozan del beneficio del monte, algun socorro en su desamparo i de echar por decirlo así, una áncora mas al soldado mismo que asegurase su permanencia en el servicio durante el tiempo del enganche, mediante la pena que se le impondría de perder su fondo de ahorros por la desercion.

Ademas, este fondo podria valer a los que por cualquier motivo lejítimo dejaran el servicio, como un capital disponible para establecer un jiro o bien a ausilio en su invalidez o enfermedades. La Cámara de Diputados no ha acojido esta idea, peto a juicio del Gobierno promete tan señalados beneficios al soldado i tantas ventajas al servicio, que se propone insistir en ella i volverla a someter a la discreta consideracion de aquella Cámara, acompañándola de los datos e ilustraciones que ha podido echar de ménos en la discusion pasada i que contribuyan a que forme cabal concepto de su utilidad i de la posibilidad de llevarla a ejecucion, sin gravámen de las oficinas fiscales.

Los dos proyectos de que acabo de hacer mencion satisfacen desde las mas notables exijencias del ejército; otras quedan aunque en parte requieren sólo la accion del Gobierno en parte la de la Lejislatura i a las cuales se propone el Presidente de la República contraer su atencion en el año legal que comienza.

Miéntras tanto en los estrechos límites a que están circunscritas sus facultades, ha podido dictar algunas providencias en favor del bienestar del soldado. El vestuario que se ha dado últimamente es de mejor calidad que el de costumbre; se ha proporcionado a cada individuo de tropa un colchon de que hasta ahora habia carecido; i se han abierto escuelas de enseñanza mutua en los cuerpos que guarnecen la capital.

El Gobierno ha prestado en este último año séria atencion a un asunto que cree de sumo interés, el sistema de defensa para las costas de la República i fronteras de los indios bárbaros.

La sola esposicion del pais cerrado con inespugnables bañeras naturales por todos sus costados, pero abierto enteramente i espuesto a los ataques esteriores por la parte del Océano, debió haber excitado desde el principio los cuidados de los poderes constitucionales. Nada sin embargo, mas desatendido.