Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/672

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
670
CÁMARA DE DIPUTADOS

espresion de un partido nacional que ha triunfado en la eleccion de un Presidente, i por tanto, establecido una mayoría omnipotente en las Cámaras, en el Ministerio, en la administracion toda i que despotiza sin límites al partido que se halla en minoría, que no participa ni en un átomo del poder.

¿Qué es un Ministerio en Chile? Del espíritu de la Gaceta resultaría que es un foco de tiranía, que tiene la opinion, la prensa i la nacion en su contra, que para tener Cámaras en mayoría ministerial, necesita degradar a los ciudadanos, corromperlos, humillarlos; que para proporcionarse órganos en la prensa tiene que derramar el dinero i los escritores acallar su conciencia, el crímen i la abyeccion, el despotismo i la vileza, la voluntad despótica del Ministerio i la docilidad de los que le sirven.

He aquí las relaciones entre el Ejecutivo i las Cámaras, entre el Gobierno i la nacion, segun la Gaceta i los demas diarios, tan sin trabajo i merced a unas cuantas suposiciones tan gratuitas como denigrantes para los que son el blanco de ellas, merced a ciertas ideas populares sobre poder i nacion, despotismo i libertad, lo hallan esplicado i aclarado todo sin mas trabajo que el de echar a manos llenas los vicios i la maldad sobre sus adversarios.

Nosotros hemos ensayado alguna vez, ménos que esplicar lo que es un Ministerio en Chile; esto es, un sistema de administracion que encierra en su seno la mayor parte de los hombres de capacidad del pais; damos cuenta de lo que los hechos nos suministran, sin empeñarnos en probar que los Ministros son unos malvados, ni los miembros de la Cámara unos hombres degradados ni la prensa dirijida por intereses venales i corrompidos.

Hemos tomado las cosas tales cuales las vemos; i si el sistema representativo no se realiza en todos sus resultados, si no corresponden a nuestras esperanzas, léjos de atribuirlo a tal hombre, porque este hombre no se presenta a la vista, lo atribuimos a que un sistema de Gobierno no se establece en las costumbres en un dia, como se forjan i plajian constituciones.

La Inglaterra creadora del sistema parlamentario, lo ha practicado siete siglos i lo ha ido afirmando poco a poco i si algunas imperfecciones cuenta, vienen desde su organizacion primitiva i de sus elementos constitutivos. Norte-América lo ha practicado durante tres siglos i desembarazada de todo obstáculo tradicional; la Francia lo ensaya no hace mas de medio siglo i esto con interrupciones largas i aun no es ni con mucho lo que sus fórmulas prometen; la América Española lo ensaya con mal suceso hace treinta años, i Chile no tiene veinticinco de escuela parlamentaria.

I sin embargo, de todo esto el Ministerio será el último obstáculo para su realizacion i la nacion será la nacion mas apta para hacerlo producir sus últimos resultados.

Quítese el actual Ministerio i póngase el otro que está guardado i empaquetado en la cabeza de ciertos publicistas i todo andará entónces a pedir de boca.

Qué felicidad, Dios mio, la que se nos priva disfrutar. Esto es tener el agua en los labios i no poder beberla!

Segun la Gaceta, El Progreso no está libre del sistema corruptor del Ministerio.

Llamóle semi oficial, "por cuanto, dice, recibe del Gobierno la mayor parte de sus ingresos," i un diario que recibe del Gobierno la mayor parte de sus ingresos, ¿tiene por eso el carácter de semi-oficial?

¿No sienten los que han dado esta solucion todo el disparate que envuelve? I la Gaceta que dá esta peregrina solucion, ¿no recibe del Gobierno una suscricion igual a la de El Progreso? ¿Es tambien semi-oficial la Gaceta?

El Araucano es un periódico oficial, sus editoriales hacen autoridad para juzgar de la opinion del Gobierno; la Gaceta de los Tribunales es semi-oficial pero El Progreso, El Mercurio ¿cómo han de tomar esta denominacion sin una ridicula subversion de las ideas que las palabras representan?

Pero no para ahí, la Gaceta es mui moderada, si sólo se contenta con insinuar que hai falta de buena fe en la emision de nuestros pensamientos comparando nuestras doctrinas con las del asalariado de Fernando VII, i aun disputándonos el título de progreso, como contrarios a las ideas que emitimos.

Perdónanos la Gaceta que no la creamos mui competente para decidir si nos corresponde o nó el título que dimos a nuestro diario, i que es la espresion de nuestros principios, aunque estos no tengan por bases las intenciones torcidas de los Ministros, o la degradacion de los que le sirven.

Que nos cite la Gaceta la cuestion de interes nacional que hemos ventilado nosotros, que hayamos cimentado principios retrógrados o arrojados la mejor idea contraria al progreso de las luces i al establecimiento de la libertad.

¿Por qué no hacemos coro a las declamaciones de los que tienen la libertad de manifestar sus ideas sobre política tales como las reciben?

Que nos cite la Gaceta la vez que hemos cotejado las preocupaciones populares, ni desistido de la penosa tarea de decir verdades molestas para los que creen que todo se esplica con llenar de lodo a la administracion i a todos los hombres públicos, i suponer que la moralidad, el patriotismo i la nobleza de carácter, están sólo la virtud, de parte de los que no gobiernan, o mas bien de parte del redactor de un diario que acusa a todos de venales i corrompidos.

Baste ya, pues, de estas indignidades estériles i sólo injuriosas para los que hacen uso de ellas.