Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/74

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
74
CÁMARA DE DIPUTADOS

con los de la capitalizacion de sus intereses. Tiene, pues, aquí un estímulo mui poderoso para permanecer en el servicio; i si se agregase ademas que el soldado, tanto por desercion, como por otra clase de delitos, perdiese ese fondo, habria otro motivo mas, que le obligaría a cumplir su empeño i aun a permanecer mayor tiempo, pues ya divisaría goces i temería perderlos.

El soldado que tiene un capital, que sabe que se aumenta i que cuando cumpla el tiempo de su empeño tiene con que subsistir (aunque no sea mui cómodamente) con que comprar una porcion de tierra, un bodegon, una yunta de bueyes; cuando sabe, en fin, que le queda un cualquier sobrante a que puede darle un consumo productivo, por su propio interes se ve obligado a ser bueno. A esto podría agregarse otro estímulo mas todavía, i es que de ese fondo jeneral que se fuese formando con las cuotas que perdiesen los desertores i criminales, se les señalase un premio a los que sean constantes en el servicio, i que este premio se les aumente en proporcion del número de años que sirvan.

Será, pues, este un nuevo estímulo para que el soldado permaneza i sea honrado, porque a mas de contar entónces con un buen sueldo, le halagan tambien las esperanzas de obtener un premio. Ese fondo podrá tambien servir para establecer escuelas ambulantes para que se eduquen, si no los mismos soldados, sus hijos. Estos jóvenes, apénas tuviesen la edad necesaria, serían buenos soldados, del mismo cuerpo de sus padres.

Este es, mas o ménos, señor el proyecto que el Gobierno tiene meditado; yo lo hago presente a la Sala, para inclinar su ánimo a que apruebe el sueldo de 8 pesos; porque el proyecto está formado sobre esa base, i porque con 7 pesos no seria posible que pudiesen dejar algo en las Cajas de Ahorros.

Espero, pues, que los señores Diputados acojan este proyecto i le den la competente aprobacion.

El señor Dávila. —Tratándose de mejorar nuestro Ejército, por medio de dar un sueldo que corresponda a sus servicios, yo no creo que 7 pesos sea suficiente dotacion. Basta notar que los peones ganan 10 pesos i tienen ademas su libertad. Yo no sólo no convendré en que su sueldo sea sólo 7 pesos, sino que opino i propongo que se les asignen 9. Con esta cantidad le quedaría siquiera una pequeña parte para sus vicios, para el sosten de su familia, i ahorrarían los cuerpos lo que gastan en buscar los desertores.

Segun he oído a varios jefes, no pueden mantener una disciplina arreglada, porque están llenos sus cuerpos de reclutas, de soldados bisoños, quienes no alcanzan a adiestrarse enteramente, cuando se desertan. Otras razones espondria en apoyo de mi opinion, pero me limitaré a decir que no creo suficiente ni aun el sueldo de 8 pesos.

El señor Presidente. —Está en discusion la clase de sarjento primero.

El señor Ministro de la Guerra. —Yo, señor, he hablado porque al sarjento primero debe aumentársele el sueldo en proporcion al que se asigne al soldado.

El señor Renjifo. —Pido la palabra, con el objeto de rebatir lo que ha dicho el señor Ministro i el otro señor Diputado; pero por ser la hora avanzada, me quedaré con ella para la sesion inmediata.

El señor Bustamante. —No usaré de la palabra para hablar acerca del proyecto, sino porque desearía poder votar con conciencia; que el señor Ministro de la Guerra nos trajese para la sesion inmediata una noticia del sueldo de que gozaba el soldado ántes de nuestra independencia, i ademas el decreto de suspension, que al principio de la guerra rebajó los sueldos de los soldados i clases, por circunstancias del momento. Esto servirá para formar mejor la conciencia de los señores Diputados, i para votar con mas acierto sobre el sueldo de los soldados i clases.

El señor Ministro de la Guerra. —Mui bien, señor. No tengo inconveniente.

El señor Presidente. —Si a la Cámara le parece, el señor Ministro de la Guerra quiere acompañar otro proyecto, cuya base sea el de 8 pesos para el soldado, i que así se fijen en proporcion los sueldos de las demas clases. Me parece que deberemos invertir el órden, i que en lugar de comenzar por el del sarjento primero comencemos por el del soldado.

Se levantó la sesion, despues de quedar el señor Renjifo con la palabra para usar de ella en la sesion próxima.

Despues de levantada la presente, el señor Larrain preguntó cuál había sido el resultado de la indicacion que a primera hora habia pasado a comision i que se dispuso se presentase el informe para la segunda. A lo que el señor Presidente contestó que, por estar incompleta la comision, no había tenido lugar el informe, i nombró al señor Arteagapara que la completase i presentase el informe en la sesion próxima.


ANEXOS

Núm. 41

Esta Cámara ha aprobado sin alteracion alguna el proyecto de lei acordado por la que V.E. preside sobre residencia de cuerpos dei ejército permanente en el lugar de las sesiones del Congreso.

Dios guarde a V.E. —Santiago, 18 de Junio