Página:Sub Sole.pdf/142

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
- 158 -

Durante algunos dias. Quilapan, como un fantasma vago por los alrededores. Don Cosme habia dado órden a sus inquilinos de arrojarlo a latigazos si tenia la osadía de penetrar en la hacienda, pero aquella ocasion no se habia presentado, pues, el indijena se mantenía siempre fuera de los límites prohibidos. Veíasele a toda hora tendido en la yerba o acurrrucado bajo un árbol con el rostro vuelto en direccion dc la loma, de aquella tierra que era suya i en la que no podia asentar el pié.

Una mañana al clarear el alba, apénas don Cosme habia abandonado el lecho, le anunciaron la presencia de su mayordomo a quien hizo pasar inmediatamente a su despacho. En el semblante del viejo servidor habia una espresion de júbilo mal disimulada. Se acercó al hacendado i murmuró algunas palabras en voz baja.

A la primera frase don Cosme se irguió bruscamente i con los ojos chispeantes interrogó:

— ¿Estás seguro?

— Sí, señor, segurísimo, no le quepa a Ud. duda.

Algunos momentos después, el amo i el servidor galopaban a rienda suelta por los potreros cambiando entre si frases rápidas.

— ¿De modo que está muerto?

— I bien muerto, señor. Cuando lo divisé creí que estuviese dormido... Le ajustó unos cuantos rebancazos i, como no se meneaba, me bajé...