Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/11

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


I.
Primeros viajes por la cordillera en busca de la ciudad de los Césares.— Oríjen de esta fabulosa ciudad.— Espedicion del Tucuman.—Sarmiento en 1584.— Funda la ciudades de Jesus i San Felipe en el Estrecho de Magallanes.— Relación de Tome Hernández, 1621.— Don Luis del Peso en 1610.— Don Francisco Luis de Cabrera en 1620.— El padre Montemayor en 1643 i 1663.— El padre Mascardi en 1665.— Funda la mision de Nahuelhuapi en 1670.— Sus viajes por la Patagonia en 1671 i 1672.— Su último viaje en 1673.— Su muerte.— El padre José Zúñiga atraviesa la cordillera con el objeto de restaurar la misión de Nahuelhuapi en 1686.— El padre Refler en la misión de Culé en 1700.— El padre Felipe Lagunas i él padre Guillermos en 1703.— Sus trabajos.— Restauran la misión.— El camino de Bariloche.— Los indios incendian la misión.— Emprende el padre Guillermos otro viaje a la misión en 1715.— Su muerte.— Destrucción de la misión i muerte del padre Elguea.— Decrétase su restauración en 1764, pero no se lleva a cabo.— Motivos que dieron oríjen a la fabulosa existencia de los Césares.— El padre Melendez en 1792.


Los primeros viajes que se hicieron por la cordillera mas allá de los 40° de latitud, fueron para buscar las decantadas ciudades de los Césares [1] que la ignorancia de unos i la malicia de otros colocaba al Oriente de los Andes entre esa latitud i el Estrecho de Magallanes, según la fuente en que bebian las noticias, i el fundamento en que apoyaban los desvaríos de su ignorancia.

Habiendo naufragado uno, según Herrera i dos según otros autores, de los tres buques despachados por el Obispo de Placencia en el año 1539 al pasar por el Estrecho de Magallanes en dirección a las Molucas, se formaron mil conjeturas sobre la suerte de los náufragos, i siendo aquel siglo fecundo en descubrimientos maravillosos, no fué difícil persuadirse de que habian encontrado con un país rico i mui poblado, donde habian fundado una ciudad con todas las grandezas capaces de inventarla mas exaltada imajinacion. Catorce años después, aparecieron en Concepción Pedro de Oviedo i Antonio del Cabo confirmando estas sospechas, que protestaron como testigos de vista, ser realidades en una larga narración de su naufrajio, de las aventuras del viaje, i de la buena suerte con que habian fundado aquella ciudad que con sus inmensas riquezas convidaba a los españoles.

Diversas copias de esta narración, que se hallan en la historia política del padre Lozano, corrieron por Chile i Tucuman, entusiasmando a los gobernadores i aventureros de estos puntos. El gobernador de Chile que necesitaba la jente para enviarla a las colonias del territorio Araucano, atajó los pasos de los que iban a pasar la cordillera por el boquete de Villarrica en busca de los Césares nombre que se daba a los pobladores de la tal ciudad i a los indios poblado-

  1. Nombre que se le había dado en honor del emperador Cárlos V.