Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/123

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 107 —

nutos, i aun cuando lo hubieramos tenido, esta exactitud era suficiente para lo que necesitábamos.

En cuanto al barómetro, debí contentarme con uno aneroide: dos termómetros de bolsillo completaban la coleccion de instrumentos.

Los artículos que llevaba para rescatar a mi jente de las manos de los indios, consistian en aguardiente, escopetas, cornetas, pólvora, ropa, cuentas de vidrio, cuchillos, pañuelos, camisas, añil i otras cosas para regalar a las nuevas relaciones que podia contraer.

Don Ignacio Agüero, respetable vecino de Valdivia, que en otro tiempo habia estado entre estos indios, i que habia dejado entre ellos mui buenos recuerdos, por motivos que espondré mas adelante, me ofreció una carta de recomendacion que podia servirme i me apresuré a aceptarla.

Los indios de Valdivia, junto con los araucanos, constituian en otro tiempo aquella nacion que tan valientemente defendió su independencia contra la invasion de los españoles. Arrojados muchos de ellos de las poseciones que ocupaban en esta banda, al pié de los Andes, pasaron la cordillera i formaron la nacion de los Pehuenches: aquellos que se sometieron al dominio español, permanecieron en éste lado; pero conservando siempre su sistema de gobierno, por reduciones mandadas por caciques. Estos indios se conocen en el país con el nombre de Huilliches, jente del Sur, i los Pehuenches, los llaman Aucaches, que significa, jente alzada, porque parece que hasta unos cuarenta años atras conservaban todavia su carácter belicoso. Ántes de haberme impuesto de estos pormenores, i cuando recien conocía los Pehuenches, me figuré que seria por ironía que estos indios llamaban Aucaches a los indios de Valdivia; pero me habia equivocado.

Si entro en algunos detalles sobre los Huilliches, es porque, como se verá mas tarde, algunos de ellos han figurado en las aventuras que me sucedieron. Estos indios, aunque cristianos, han conservado casi todas las costumbres i hábitos superticiosos de sus antepasados. El traje que llevan, se diferencia algo del de los Araucanos: consiste en unos pantalones cortos de lana azul, calcetas de punto hasta el tobillo, una camisa del mismo color i material; i el poncho: usan el pelo largo que les cae hasta las espaldas, dividido en la frente i sostenido por una cinta que llaman trarilonco, algunos llevan un sombrero cónico de lana azul. Las mujeres, se visten como las de los Pehuenches, cuyo traje describiremos mas adelante.

Durante el dominio de los españoles, estos indios, siempre conser-