Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/28

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 18 —

le pedian para embriagarse, comenzaron como la vez primera, a manifestarse descontentos, i llegaron hasta fraguar un plan de conspiracion que se proponian hacer estallar en el momento en que los españoles ménos lo sospechasen. Pero afortunadamente para éstos se frustraron los pérfidos designios de aquella jente malvada, habiéndose tenido oportuno conocimiento del hecho, i los indios burlados en sus esperanzas, echaron a huir, llevándose dos españoles. Por entónces parecieron éstos mui escarmentados i resolvieron no volver a entrar en relaciones con huéspedes tan incómodos.

Despues de este suceso que no dejó de molestarlos, haciéndoles perder el tiempo que habian deseado aprovechar en avanzar algo mas en su camino, continuaron su esploracion con nuevo empeño. El 23 de enero de 1783 llegaron a la desembocadura del Neuquen en el rio Negro. Nace este rio un poco mas abajo del Antuco i era llamado por los indios Sanquel-leubú, sin duda por la mucha cantidad de juncos que crece en sus riberas: los indios modernos lo llaman Comoe. Arrastra en la continuacion de su curso el de muchos tributarios que aumentan su caudal hasta su confluencia con el Negro. Villarino equivocadamente creyó que era el Diamante, i en su diario aparece con este nombre: ademas estaba firmemente persuadido de que la provincia de Mendoza no podia distar de aquel punto mas de veinte i cinco jornadas. No se detuvo mucho aquí, porque habiendo subido en un bote como unas dos leguas llegó a un paraje en donde el agua era tan somera que podia vadearse facilmente el rio, pareciendole ser aquel el vado mas frecuentado por los naturales de esa tierra. Notó sin embargo, que en las orillas habia señales de la altura a que podia alcanzar el agua, por lo que creyó que, una vez salvado este paso o haciendo el reconocimiento en una estacion ménos avanzada, podria consentir embarcaciones de mucho mayor calado que la suya.

Para disculpar a Villarino del cargo que se le hace por no haber esplorado este rio, uno de los mas caudalosos de los que confluyen con el Negro, es preciso saber que ya se acercaba la estacion de las nieves, i el jefe de la espedicion temia con sobrado fundamento no poder llegar al pié de la cordillera, donde se decia estar situada la laguna del Límite, punto que siempre habia tenido en vista para dar fin a su escursion de aquel lado de los Andes, por creerlo el mas cercano a Valdivia i al mismo tiempo el mas apropósito para trasmontar la cordillera. Despues de haber avanzado mas de una legua desde la desembocadura del Neuquen en el rio Negro, se vió que la latitud era