Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/34

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 24 —

desde Maullin, reconoció sus orillas septentrionales i la distancia que le separa de Osorno. Al principio de 1848, un aleman, don Juan Renous, atravesó el lago de Llanquihue, llegó al pié del volcan de Osorno, al lado del cerro Calbuco, i alcanzó a distinguir los bordes del lago de Todos los Santos i de su desagüe. Casi al mismo tiempo se publicó en el Araucano una corta noticia sobre estos lugares. El autor era don Guillermo Döll, el primero que señaló la existencia distinta de dos cerros separados en vez de uno, i fijó la verdadera posicion del volcan Osorno respecto de la del de Calbuco. Al mismo tiempo emite algunas dudas sobre la posibilidad de una comunicacion con el otro lado de la cordillera. En fin, en 1849 nuestro Gobierno se decidió a enviar, bajo las órdenes de don Benjamin Muñoz Gamero, oficial de la marina chilena, una espedicion encargada de esplorar la Cordillera en esa latitud i buscar ellago de Nahuel-huapi. El resultado de este viaje, aunque interesante respecto a la luz que arrojó sobre esta parte del país, tan poco conocida, no fué lo que se le habia exijido. La esploracion no alcanzó el objeto principal que se tenia en vista, que era encontrar el pasaje cuya existencia se sospechaba al Este del lago de las Esmeraldas o de Todos los Santos. Muñoz Gamero desembarcó en Melipulli o Puerto-Montt, en el seno de Reloncaví, i atravesó la lengua de tierra de tres o cuatro leguas, cubierta de alerces, que separa el golfo de Reloncaví del lago. Allí construyó una embarcacion i llegó a un punto inmediato entre los dos volcanes, situado sobre las mismas orillas del lago, i determinó su latitud i lonjitud; en seguida atravesó el espacio comprendido entre los dos volcanes hasta el lago de Todos los Santos, construyó una embarcación en sus orillas i principió a recorrerlo; reconoció primero la salida del rio Petrohue, por el cual las aguas del lago se vácian con una gran rapidez en el golfo de Reloncaví; en seguida el pequeño lago de Calbutue, que se vácia en la mitad del lago grande; continuó la navegacion hasta llegar a la boca del Peulla, cuyas aguas vienen del pié del Tronador; caminó por sus orillas hasta una distancia de ocho millas. La cordillera se dirijia al Tronador; la falta de recursos i la inpenetrabilidad del monte que tapiza esta cordillera, no le permitieron pasarla. La falta de un guia que conociese el pasaje influyó mucho, a mi parecer, en el mal éxito de este viaje. La espedicion, a su vuelta, visitó con distincion las orillas del lago de Llanquihue, desde la embocadura del Maullin hasta la orilla septentrional, llamada costa de Chanchan. Los re-