Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/35

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 25 —

sultados fueron interesantes i exactos; se han corroborado despues, i es preciso pagar aqui un justo tributo a la memoria de este desgraciado oficial que encontró una muerte bien deplorable en la colonia militar de Magallanes.

Döll en 1852 completó el trabajo de Muñoz i publicó un mapa bastante exacto.

Pero el honor del descubrimiento del pasaje de la cordillera estaba reservado a don V. Perez Rosales, intendente en 1855 de la colonia de Llanquihue: un habitante de P. Montt, don Vicente Gomez, el mismo que despues me acompañó en mi espedicion, le informó que su abuelo el anciano Olavarría, habia acompañado en otro tiempo al padre Melendez a la mision de Nahuel-huapi. Don V. Perez Rosales creyó que con su concurso i sus indicaciones se podria tal vez hallar el pasaje de la cordillera. Confió pues a Gomez la direccion de una espedicion a la que se asoció un colono aleman, don Felipe Geisse; el resultado correspondió a sus esperanzas. Los dos viajeros pasaron la cordillera, subieron el cerro de la Esperanza i desde su cima pudieron percibir las aguas del lago de Nahuel huapi. Hasta allí se limitaba su mision.

Al año siguiente, viene la espedicion de don Francisco Fonck, médico aleman de la colonia de Llanquihue, que asocia al otro aleman, don F. Hess; parten el 30 de enero de Puerto-Montt, llevando trece compañeros; el 4 de febrero, atraviesan el lago de Llanquihue hasta el pié del volcan de Osorno, el 7 i el 8 se encuentran en el lago de Todos los Santos, en los siguientes dias remontan el Peulla, suben la cordillera con bastante dificultad, se apartan un poco del boquete que llamaron Perez Rosales, en honor del intendente que habia enviado la espedicion anterior, llegan a un cerro al cual dan el nombre de cerro del Doce de febrero, fecha del dia; de allí se dirijen al lago de Nahuel—huapi, construyen una canoa i avanzan un espacio de cinco leguas en el lago; se detienen en una punta, a la cual dan el nombre de Punta de San Pedro, que equivocadamente tomaron por una punta del continente; en fin, volvieron a Puerto-Montt, trayendo consigo datos interesantes, vistas i alturas de las montañas que habian tomado por medio de la ebullicion del agua: una observacion debida al Doctor Fonck es que el pequeño rio Frio, en lugar de descender perpendicularmente en la direccion jeneral de la linea central que es de Norte a Sur, le es casi paralela, i ademas una legua que se reconoció de él, era navegable.