Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/48

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 34 —

mos a tierra a cojer pangues: [1] el tallo es jugoso i refrescante, pero tiene e] inconveniente de destemplar los dientes: Sus hojas son inmensos parasoles, mui a propósito para librarse de los rayos del sol; una de ellas tenia ocho metros de circunferencia: cojimos tambien de las ramas de un coigüe, una especie de hongo de color amarillo, redondo como una manzana i de mui buen sabor; se llama yauyao [2]. Como entrábamos ya en los primeros ramales de cordillera, al pié del Calbuco, recojimos algunas muestras de rocas. Despues de esta pequeña excursion, volvimos a bordo. Podiamos admirar entónces toda la parte oeste del volcan: la nieve ocupa como la dos terceras partes de su altura; al pié hai algunos lugares enteramente desnudos de vejetacion; son los puntos por donde han pasado los torrentes de lava de las antiguas erupciones; pero del lado Este, casi todo está cubierto de bosques, lo que prueba que las corrientes no tomaban esta direccion.

El lago es limitado al Norte por los llanos contiguos a Osorno, al Este por el volcan Osorno i el cerro Calbuco, al Sur i al Oeste por colinas cubiertas de alerzales i espesos bosques. Entre el volcan Osorno i el cerro Calbuco se estiende un llano pantanoso, teniendo al norte un verdadero dique natural formado por el campo de lava del volcan. Al fin de este llano se encuentra la abertura que da entrada al lago de Todos los Santos. En la tarde desembarcamos, instalamos la carpa que traiamos i en la noche hubo una tempestad mui fuerte.

11 de diciembre.—Por la mañana, se despachó a los hombres para el camino del lago de Todos los Santos; debian llevar como a la mitad del trecho, entre los dos lagos, una parte de los bagajes i volver en seguida. El viento que era del Norte en la mañana, nos habia traido un poco de neblina, pero como a las diez, tornó al Sur i podiamos esperar sol i buen tiempo, pero ¡vana ilusion! El tiempo no cambió.

La bahía, en donde estábamos, era de forma circular: arco de circulo, cuya cuerda, pasando por el volcan i el cerro Calbuco, dejaba a la derecha un poco de agua del lago, lo que nos incomodó para medir trigonométricamente las alturas del Calbuco i del Osorno; desde Puerto-Montt habiamos medido la altura del Calbuco tomando el angulo zenital de su cima, i calculando la distancia entre estos puntos por medio de coordinadas geográficas; nos dió por resultado solo algunos metros de diferencia con la altura que Fitz-Roy asignó

  1. Gunnera scabra
  2. Cytharium Berterii