Recordación Florida/Tomo II Libro XIII Capítulo II

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


CAPÍTULO II


De los ríos que proveen y riegan este país, y sus pesquerías, con otras particularidades y cosas deste valle de Sacattepeques.

 No será defraudar el asunto histórico de que trato, referir por menor y con prolija curiosidad las cosas que ilustran y ennoblecen lo dilatado y admirable deste Reino, antes sí discurro muy del intento el individuarlas, pues para su mayor ornato se las comunicó y confirió el Altísimo; y si Dios quiso participarlas liberal como siempre á estas tierras, también es de razón que yo no omita lo mucho que en ellas hallo distribuído por su poder y voluntad, ni que por ociosidad ni temor y recelo de ofender á los lectores con lo que parece prolijo deje de divulgarlas. Antes sí pienso, que cualquiera echará menos lo que es tan necesario á la vida humana como el agua.

 La providencia y socorro de que goza este valle y sus pueblos en la general y común provisión de las aguas necesarias á su alimento y servicio, es tan imposibilitada, trabajosa y penada, como lo es en lo general del Valle de Mixco, por razón de lo caídas, profundas y bajas que corren en lo hondo de los asientos y planos de las barrancas, ó por lo encimado y eminente de los cerros en que yacen las fundaciones , corriendo siempre por lo quebrado y descaecido de los valles. Mas aunque penadas y profundas, se consideran más copiosas, abundantes y de mayor aumento que en Mixco, y de ligera y delgada naturaleza cualquiera dellas; siendo reputadas y tenidas generalmente por maravillosas y excelentes y de excelente cualidad y virtud, así por la delicadeza y ligera cunlidad, como por los veneros de excelente y limpia tierra por donde se transminan, y por las saludables frescas pompas de lozanas yerbas, por donde corren participantes y infusas en sus virtudes medicinales, fuera de correr tortuosas largo y dilatado camino que las quiebra y adelgaza con los golpes precipitados de tantas repetidas peñas y tantos frecuentes tropiezos de interpuestos firmes medicinales troncos. Esto en en los que deleznables corren nobles caudalosos ríos, que en los pequeños y de limitado curso, se tocan y gozan siempre cenagosos y casi rebalsados y estancados de las llanuras de los planos, y en ellos, para que tomen claridad y asiento sus turbias aguas, es necesario hacer á sus márgenes los pozos que acá llaman jaqueyes.

 Pero los nobles y abundantes ríos, que son más conocidos por más caudalosos y llenos, corren, no por el centro y cuerpo de este valle, sino entre los términos y límites de Jilotepeques y este que vamos describiendo de Sacattepeques, cuyos linderos y confines quedan señalados y divididos con el abundante curso del río de Pixcaya que corre al Norte y entra en el Río Grande; á los cuales se agregan, con caudal y copia de aguas muy crecidas, el río que comunmente llaman de Saltan, también generoso y de noble y abundante curso, que corre entre infinitas lomas y cerros y profundas quebradas; señalándose entre estos el río de Concogua, de caudal y congregación opulenta y clara, y el río de Cuxiya, conocido y señalado por la abundancia y rapidez de su curso, cuya etimología de la lengua Pocomán corresponde en la nuestra á la propiedad de agua fría, de ya, que es agua, y de cuxi, que es fría: corriendo también señalado entre éstos, fuera de otros menos nobles y abundantes ríos el que llaman de Cuxuya, río copioso y de aventajado curso, de limpias, rápidas y atropelladas corrientes, cuya etimología de la lengua y idioma Achi, traducida a la lengua nuestra, corresponde legítimamente á agua de achiote; de cuxa, que significa achiote, y ya, que es agua; aplicándole la propiedad deste pronombre por el motivo de que este río en el invierno corre con apariencia y tinturas de achiote, ocasionado de los derrumbos y robaderos que hace en ciertos berjemales de naturaleza de barro, y queda colorada, de donde quedan las aguas con color de roja calidad y semblante de encendida agua de achiote; y todos estos juntos y congregados en el Río Grande corren precipitados y rápidos á lo más bajo y caído de la tierra hacia Cazabastlan, á entrar y morir entre Punta de Higueras y Cabo de tres Puntas, con nombre del río de Omoa, cerca del Golfo dulce.

 Abunda la copiosa congregación y abundante y provechosa junta de tantas saludables y útiles aguas, de regalada, crecida y entretenida pesca de diversos gustosos y ligeros peces, que á fuerza de venenosos y mortíferos barbascos, se logran en abundancia; aunque es cierto que estos géneros de raíces ó de amole, fortalecidas y criadas con naturaleza de tósigo y mezcladas para mayor actividad y potencia con la fortaleza y cáustico de cal viva, los hace menos provechosos y antes nocivos y de acre nutrimento á la salud humana, y más siendo por su propia naturaleza todo este peje de delicada complexión, y muy entreverados en lo craso y jugoso de las enjundias, que pasan y se arriman hasta los cueros. Y este género de pesca con barbasco es por no rendirse ni picar al anzuelo, ni poder haber estos peces con atarraya ni fisga, á causa de su viveza y satírico y violento modo de girarse en las aguas; y así, con esta industria de los barbascos, se provee á esta corte de Goathemala de bobos, tepemechines, mojarras, anguilas y espinosos, que cualquiera especie de ellos es apetecida y solicitada por regalo del más picante y goloso apetito; no siendo, aunque abundante, de ínfimo y abatido precio, pues hay bobo que llega su tasa á veinte y veinticuatro reales, bajando los más pequeños á tres y cuatro reales: las anguilas no abundan mucho, y así se estiman en las mesas poderosas de los superiores, y nunca llegan á las de pobre caudal y corta esfera, sino es rodeando la senda de muchas despensas, de donde salen alambicadas, como cosa ó que abunda ó que no sirve; porque la prosperidad y abundancia adormece á los mortales para el socorro, y reñidos con la pobreza y encogimiento, no sólo los pudre lo malquisto de su dura naruraleza, sino que también deteriora sus más guardados tesoros.

 Como sus antecedentes valles el de Vacas y Mixco, es este fecundo valle de Sacattepeques, abundante y próvido de minerales de piedra caliche, de que se abastecen y llenan los numerosos hornos de cal que en su mayor cálculo rinden y contribuyen mucha suma de aprovechamiento á favor del beneficio de los vecinos españoles dueños de las labores de su dilatado contorno: así en el territorio de que gozan los indios, casi no se descubren sino son muy contadas las canteras deste material; y así, por estar en este trato, entre españoles corre la cal deste valle con más reputación en el precio, porque en su calidad es sin género de adulterio; pues la malicia de los indios de Itzapa, la vende á menos precio al respecto de la de otros valles, por ser á la mitad de mezcla y revoltura de ceniza, y por esta malicia que se ha reconocido en la de Itzapa, sólo se extiende á las fábricas de la gente ordinaria, siendo la deste Valle de las Vacas y Mixco, de la que se construyen y levantan los edificios de más costo y rica ostentación.

 Bastará decir por mayor, para no alargar el discurso en cosas fútiles y de ligera sustancia, los frutos (fuera de los copiosos trigos) que lleva por su propia y regular naturaleza esta pingüe y abundante tierra, que en seis de los ocho pueblos de su feraz comarca produce y cría liberal y abundante, y como prolífica derramadamente pródiga, en los que de seis pueblos San Juan, San Pedro, San Lucas y Santiago Sacattepeques, Quiaguistán y Sumpango. Contribuyen y ferian á Goathemala por ínfimo precio y en abundantísima copia muchas cargas de manzanas, duraznos, membrillos , peras, albérchigos, peros y mucho chile blanco, que llamen chanborote, de suave y oloroso picante, que sirven para rellenarlos, y algunas veces calados en almíbar de excelente y extraordinario gusto; pero lo más común y ordinario de su uso es curtidos en vinagre, quedando desta suerte más dóciles y menos activos en lo acre de su mordacidad; abundando juntamente de grandes cosechas de habas, arbejas, frísoles y garbanzos en colmadísima copia, teniendo de todo salida y dispendio en esta ciudad de Goathemala.