Simónides preservado por los dioses

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
FÁBULA XIX.
el que sirve á dios, seguro tiene su premio.
Simónides preservado por los dioses.
Arriba dije cuanto valian entre los hombres las letras; ahora diré, cuanta honra les han hecho los dioses.

Simónides, aquel mismo de quien hablé poca há, se ajustó en cierta cantidad con un luchador, para escribir las glorias de su vencimiento. Retiróse á lugar apartado; y como lo estéril del asunto detuviese el ímpetu del númen, usó como se acostumbra, de la licencia poética; é introdujo en su panegírico los dos Astros de Leda, probando con su ejemplo las glorias del vencedor. Pareció bien el poema; pero no recibió mas que la tercera parte del precio. Pidiendo lo demas, le respondió: aquellos te lo darán, que se llevan las dos partes de tus versos. Mas para que yo no tenga que sentir es despedirte enojado, vente á cenar conmigo, porque hoy quiero convidar á mis parientes, entre los cuales te cuento á tí. Simónides, aunque burlado y resentido de la injuria aceptó; por no romper del todo despreciando aquel favor. Volvió á la hora señalada y sentóse á la mesa. Brillaban en tan alegre convite las copas de vinos generosos: la casa adornada con magnífico aparato, resonaba en alegrías; cuando de repente dos jóvenes de presencia mas que humana, cubiertos de polvo, y bañado todo su cuerpo en sudor copioso, llegan y mandan á un criado, que les llame á Simónides, que le importa el no detenerse. El hombre aturdido llama á Simónides. Apellas habia este sentado el pie fuera de la sala, cuando arruinada súbitamente la bóveda, oprimió á los demas, y aquellos jóvenes no parecieron mas á la puerta. Luego que se divulgó la serie de este suceso, entendieron todos, que la providencia de los dioses había conservado el poeta la vida en recompensa de sus alabanzas.


notas.


Simónides. Esta no es fábula, sino una história, de que hace mencion Ciceron lib. 2, de Orat. Allí dice, que sucedió en una ciudad de Thesalia.

Pictæ. Es una palabra griega, que significa el luchador, que ha vencido.

Læde. Horat. l. 1, Od. 3, llama á Castor y Pollux fratres Helenæ lucida sidera; y Od. 11.

Puerosque Ledlæ. El padre Juvencio en la nota sobre este último lugar dice Castor, et Pollux, Ledæ filii, Helenæ fratres: hic Jovem ille Tyndarum Patrem habuit. Ambo in sidera sunt relati, et favore navigantibus dicuntur, ac tertium in Zodiaco loeum tenent. El Padre Juvencio habla mas latamente, part. 2, de su erudito Apéndice á las obras de Horacio. El título de esta obrita es: Appendix de Diis, et Heroibus Poeticis ad Poetarum intelligentiam necessaria.