Un perro en guarda de un tesoro y un buitre

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
FÁBULA XXVI.


el avaro es verdugo de sí mismo.
Un perro, un tesoro y un buitre.

Este paso puede aprovechar á los avaros, y á los que hahiendo nacidp pobres, quieren ser tenidos por ricos.

Buscando un perro huesos de cadáveres humanos, halló un tesoro; y porque faltó al respeto debido á los difuntos, se le dió en castigo la codicia de las riquezas, para que pagase la pena de su sacrilegio. Y así mientras guarda el oro, olvidado de comer, murió de hambre; y se cuenta, que estando sobre él un buitre, dijo: ¡ó perro! justamente has perecido: pues concebido en la calle y criado entre estiercol, codiciaste de repente ser tan rico como un rey.


notas.

Maneos Deos. Signifícase los huesos y cenizas de los difuntos, en los cuales los gentiles, como ciegos, reconocian cierta especie de divinidad, y así en el sepulcro ó monumento, solian poner estas letras. D. M. S. esto es Diis Manibus Sacrum.

Vulturius. Término que ya no se usa, sino es vultur.