El rizo robado (1851)/Argumento

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: Se respeta la ortografía original de la época
AL S. D. MANUEL J. DE QUINTANA,
SENADOR DEL REINO
SU ANTIGUO ADMIRADOR
G. A


Dulce est decipere in loco.
Horat.


 Años y saber olvida
¡De las Musas ornamento!
Y rie por un momento,
Que es dulce engañar la vida:
Rie, que á reir convida
Pope y su mal traductor;
Y aun que en crítico rigor
No te iguale el Venusino,
Rie, cual Jove divino,
Para que calle el Censor.

ARGUMENTO DE ESTE POEMA


Spense, literato inglés y amigo de Pope, cuenta el hecho como oido de la misma boca del autor. El robo de un rizo de Miss Arabella Frencort, ejecutado por Lord Petre, prendado de las gracias de esta dama, lo tomó como asunto muy serio la familia de la agraviada y promovió disgustos entre ambas familias y dió ocasion á grandes debates entre los partidarios de una y otra. Mr. Caryl, comun amigo, creyó medio eficaz de paeificacion, que Pope escribiese un poema sobre este asunto al parecer poco apropósito para que brillase la musa del jóven Pope, que ya sentia toda la fuerza de su genio poétieo. Caryl consiguió su intento; hombre de corte y mediano literato restahleció la paz con todos los miembros de las familias, menos Sir Jorge Browon que siguió colérico y lo era por caraeter con el ira stulti de Salomon, ya no podia sufrir que Lord Plume, que sin duda era su retrato: hablase de una manera tan disparatada: pero el retrato era idéntico.

Los críticos, que eran muchos enemigos del autor, hallaron en este poema una sangrienta censura de la religion, gobierno, reina y ministros y de cuantas personas influyentes entonces existian. Para conseguir su intento formaron una extensa clave de su inteligencia y aplicacion, llegando la osadía de estos eriticos á pedir al Parlamento se recogiese el poema como libelo famoso. Pope se vengó altamente de su Dunciada y otras obras. Los gritos de estos críticos han pasado; pero no la infamia de su malevolencia que vencerá los siglos, pero no servirá de egemplo á los calumniadores.

Aun que este poema tiene modelos de Petronio, en la Sechia Rapita del Tartoni, en la Mamantile Requistato de Lorenzo Lippi, Gargantuas y aun en el Lutrin y en el Romance del Conde Gabalis del Abate Villars, que le acarreó el asesinato, con todo y apesar de los criticos franceses, que son mas criticos que poetas, esta graciosa bagatela de Pope es una de las producciones mas bellas de la musa inglesa.

Los italianos, Principe Conti, el Abate Conti y el modenés Ragoni lo han traducido en su idioma; en Frances y en prosa el Abate Renel; mas no tengo noticia de traduccion castellana y estraño mucho que el Sr. Tapia, mi antiguo amigo y traductor de la mejor obra de Dryden y que tiene muchos puntos de contacto con el genio de Pope, no haya regalado á su nacion con estos nadas que divierten y que distraen al corazon de las congojas, que causan los sangrientos dramas, y de tantas poesías sagradas y profanas que no huelen ni á Garcilazo, ni á Leon, ni á Herrera y otros, que pronto, si no se pára el torrente, no servirán sino en las tiendas de especieros. Solo recuerdo, que nuestro Noroña pudo haber tenido presente el Rizo robado en su Qiucaida, pero serán siempre su mejor lauro sus odas: „la Discordia levanta su cabeza, y, dichoso aquel que libre de cuidados ect."

Dice Pope, que su trabajo fué la obra de catorce dias; yo no lo dudo de su gran facilidad y de la fuerza juvenil en que se hallaba: el traductor que por su destino y circunstancias solo podia emplear dos horas y media en este solaz que ha prolongado su vida hasta setenta y cinco aios bien cumplidos bajo del gorro, concluyó su tarea en quince dias. Señor lector, no hay que reirse, ni recuerde V. la fábula de mi paisano Iriarte de la araña y la oruga. „asi sale ello". ¡Crítico, haz mejor! y pronto, que el sepulcro me llama; yo quisiera verte luchar con el Corcobado inglés, con su corazon de insensibilidad natural y con su lengua de hacha escosesa; que si viviera y viese nuestros trabajos, nos pondrian Cual no digan dueñas.

Palmas de Gran Canaria, 24 de Octubre de 1850.