Invocación a la divina luz

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Invocación a la divina luz de John Henry Newman
Nota: Traducción de Miguel Antonio Caro incluída en el libro Traducciones poéticas (1889).

Guíame entre el horror que me circunda,
 ¡Oh benéfica Luz!
Lejos mi hogar; la oscuridad profunda;
 ¡Guía, guíame Tú!
Mis pasos guarda: espléndidas escenas
No ambiciono; á mi anhelo basta apenas
Mover el pie por senda de virtud.

No siempre anduve así: yo no pedía
 Que me guiases Tú;
Tomar gustaba y discernir la vía;
 Mas hoy ¡guíame Tú!
Amaba yo del sol los resplandores,
Y lanzábame ajeno de temores;
¡Olvida mi pasada juventud!

El camino bendito que tú enseñas
 Alumbrarás aún;
¡Por fangales, torrentes, bosques, breñas,

 Guía, guíame Tú,
Hasta que el Angel que seguí yo un día
Y huyó después, de nuevo me sonría,
Disipada la noche, el cielo azul!