La comadreja y un hombre

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
FÁBULA XXI.


el bien que hace, no se le debe contar por gracia, al que lo hace solo por su interes.


La comadreja y un hombre.

Deseando una comadreja, cogida por un hombre huir de la muerte que le amenazaba, le dijo: ruégote; que me perdones, en atencion á que limpio la casa de los ratones, que te son molestos. Respondió el hombre: si eso lo hicieras por mi respeto, lo agradecería, y te concedería el perdon, que pides; pero, por cuanto tú te afanas por lograr los despojos, que habian de roer los ratones, y aun por comerlos á ellos, no quieras venderme beneficios vanos. Y dicho esto, dió la muerte á la mala bestia.

Esto lo deben entender por dicho á sí aquellos, que solo obran por su particular interes, y venden á los inadvertidos servicios imaginarios.


notas.

Reliquiis. Es muy creible el que Fedro, como algunos piensan, dijo reliquiis. Dícese reliquiæ, ârum, que carece de singular, y reliquia, ôrum, cuyo singular es reliquium, ii: dicese tambien, réliqua, ôrum, de reliquum, i, y de reliquus, a, um. Cicer, lib. 16, Epist. 3. ad

Att. máxime autem me angit ratio reliquôrum meôrum. Diciéndose reliquiis, se ha de tener en el verso siguiente quæ; y si dijera reliquiis de reliquiæ, en lugar de quæ, se habia de poner quas.