Un león consumido de vejez

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
''Fábulas de Fedro'' (1823) de Gayo Julio Fedro
traducción de José Carrasco
FÁBULA XX.


al caido todos se le atreven.


Un leon viejo, un javalí, un toro y un asno.

Cualquiera que ha caido de su antiguo estado, viene á ser en su desgracia juguete, aun de los mas viles.

Hallándose postrado un leon; consumido de los años, falto de fuerzas, y ya en los últimos alientos, le acometió un javalí con sus dientes centelleantes, é hiriéndole, se vengó de cierta injuria antigua. Despues un toro atravesó con sus cuernos el cuerpo de su enemigo. El asno, como vió, que el leon era maltratado sin riesgo, le quebranta la frente á coces. Mas el leon ya espirando, dijo: que los valientes me insultasen á mi, lo he llevado pesadamente; pero ahora me veo precisado á sufrirte á tí; deshonra de la naturaleza; verdaderamente me parece, que muero dos veces.


Defectus annis. Así leen graves autores, y es lo mismo, que confectus annis.

Fulmineis. Usan los poetas de este epiteto, para significar el ímpetu, con que el javalí se tira á hacer presa. Horat. lib. 3. Od. 16.

Bis videor mori. Es cosa afrentosa para el esforzado, el caer á golpes de un cobarde; y al contrario, es gloria el morir á manos de un valiente: Æneæ magni dextrâ cadis. Æneid. 10. v. 830.