La mona corrida

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La mona corrida
de Félix María Samaniego



El autor a sus versos

Fieras, aves y peces 
Corren, vuelan y nadan, 
Porque Júpiter sumo
A general congreso a todos llama. 
Con sus hijos se acercan,
Y es que un premio señala 
Para aquel cuya prole
En hermosura lleve la ventaja. 
El alto regio trono
La multitud cercaba, 
Cuando en la concurrencia 
Se sentía decir: la Mona falta. 
«Ya llega», dijo entonces 
Una habladora urraca, 
Que, como centinela,
En la alta punta de un ciprés estaba. 
Entra rompiendo filas,
Con su cachorro ufana, 
Y ante el excelso trono 
El premio pide de hermosura tanta. 
El dios Júpiter quiso,
Al ver tan fea traza, 
Disimular la risa, 
Pero se le soltó la carcajada. 
Armóse en el concurso 
Tal burla y algazara,
Que corrida la Mona,
A Tetuán se volvió desengañada. 

¿Es creíble, señores,
Que yo mismo pensara 
En consagrar a Apolo 
Mis versos, como dignos de su gracia? 
Cuando, por mi fortuna,
Me encontré esta mañana, 
Continuando mi obrilla, 
Este cuento moral, esta patraña, 
Yo dije a mi capote:
¡Con qué chiste, qué gracia 
Y qué vivos colores
El jorobado Esopo me retrata! 
Mas ya mis producciones 
Miro con desconfianza, 
Porque aprendo en la Mona 
Cuánto el ciego amor propio nos engaña.