Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXVI (1839).djvu/413

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
401
SESION DE 29 DE AGOSTO DE 1839

tropiezos i árduas cuestiones que podían suscitarse en puntos que nos son tan importante"

Tal ha sido el celo del Gobierno en fomentar el culto i la moral relijiosa, que los graves apuros del Erario, con motivo de la guerra, no han sido suficientes para impedir que se ocurra a la reedificacion de varias parroquias i otros establecimientos piadosos, ni que se hayan tomado todas las medidas necesarias para la reedificacion de la Catedral de Concepcion.

Se han dado pasos mui importantes i continúan dándose para conseguir una útil reforma de las comunidades relijiosas.

El Gobierno se propone someter a la consideracion de la Lejislatura las bases orgánicas de esta reforma. Entre tanto, por la lei de 12 de Enero de 1838, se dispuso lo conveniente acerca de la dependencia, estado i domicilio de los relijiosos estranjeros que entraren al territorio de la República.

Se han dictado providencias para que jamas puedan quedar sin efecto las prudentes disposiciones que no permitían dar pase a ningún breve o rescripto pontificio, que no se hubiese impetrado con el prévio permiso del Gobierno.

Apénas podrá concebirse ministerio mas importante i de cuyo buen desempeño se deriven mayores beneficios a los fieles, que el parroquial; pero nada hai tampoco mas funesto para la moral pública que los ejemplos de la depravacion de los párrocos. Su viciosa conducta es un mal que no puede tolerarse por largo tiempo, i la nueva disposicion que prohibía privarlos de su beneficio sin un proceso formal seguido por todos los trámites de las leyes, dejaba las mas veces burladas las rectas intenciones con que el patrono o el prelado deseaban contener en el momento daño tan grave. Se creyó, pues, necesario restablecer en su primer vigor la juiciosa lei 38, libro VI, título 1.º de Indias, que confiaba al celo, justificación i prudencia del patrono i del diocesano, procediendo de acuerdo, la facultad de separar a los párrocos sin necesidad de formarles causa.

Pero, los trabajos que en este ramo se han juzgado de mas importancia i a los que ha dedicado el Gobierno con mas empeño sus conatos, son los relativos a las misiones de fieles. Existe enclavada en nuestro territorio una nacion bárbara i belicosa que ha derramado a torrentes la sangre de nuestros padres i hermanos, que no ha podido ser sojuzgada en cerca de trescientos años, i sobre cuya suerte i relaciones futuras, es preciso pensar desde luego, sin perder de vista por un instante este grande objeto.

Si para incorporarla al seno de la Patria no ha bastado hasta aquí la fuerza de las armas, parece que debemos recurrir a medios mas justos, mas jenerosos i mas efectivos, promoviendo su conversion i civilizacion. La prudente lei que mandó repoblar las ciudades destruidas de Angol, Imperial i Villarrica, las disposiciones tomadas para avanzar la línea de frontera del Sur, i las demás medidas dirijidas a formar una sola familia de todos los habitantes de las estremidades australes de la República, no pueden tener un efecto seguro i progresivo, si no se reduce, como es posible, a los indios a vida social, i si no se les atrae proporcionándoles las ventajas de la relijion cristiana i de la civilizacion.

Difícilmente se encontiaría otra obra en que, consultándose principalmente la gloria de Dios i la exaltacion de su Santo Nombre, se hallasen reunidas miras tan provechosas i de tan sana política.

Así es que el Gobierno, despues de haber traido de Europa con crecidos castos un número considerable de misioneros, i despues de haber restablecido el antiguo colejio de Propaganda de Chillan i auxiliado la reedificacion de su iglesia i convento, creyó necesario para dar el mayor fomento posible a las misiones, fundar otro nuevo colejio de Propaganda en la ciudad de Castro.

El trasporte de misioneros estranjeros a nuestro suelo, sobre ser costoso, ofrece todavía otros inconvenientes mas graves; i debiéndose procurar que la República se baste a sí misma en sus necesidades, la relijiosa provincia de Chiloé proporciona un plantel de misioneros celosos que, nacidos i educados en inmediato contacto con los indios animados de un amor, en el mas rigoroso sentido fraternal, llenarán con ventaja las apostólicas tareas a que se dedicaren, siempre que adquieran la instrucción, conveniente.

A este efecto, se ha establecido una casa de estudios en el colejio de Castro, asignándose a éste la dotacion perpétua de mil ochocientos pesos anuales, para su subsistencia; i la Providencia parece haber bendecido las intenciones del Gobierno con el copioso número de novicios que se educan en aquella casa i que ofrecen las mas lisonjeras esperanzas.

La instruccion que ella proporciona también a los jóvenes estemos de todo el archipiélago, difunde en la provincia las luces de que carecía mas que otras. Las ocho misiones de Valdivia desamparadas años há por falta de misioneros, se encuentran servidas en el dia por operarios celosos; i en cada una existe una escuela de primeras letras donde, bajo la inspeccion del presidente de la mision, reciben la correspondiente enseñanza los niños indios, atraídos por los medios de la dulzura i de la persuasion, i alimentados a costa del Estado.

La casa misional de la ciudad de Valdivia, establecimiento central a donde todos los misioneros de la provincia ocurrían a reparar su salud i proveer a sus necesidades, se ha reedificado a costa del Erario. ¡Qué perspectiva de bienes no ofrecen todas estas providencias! El colejio de propaganda de Chillan, en que se ha establecido