Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXII (1843).djvu/530

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
526
CÁMARA DE DIPUTADOS

i fiel administrador de las rentas, ni debe tampoco trabar en nada su marcha, que será utilísima para el conocimiento exacto del curso de los negocios públicos.

Al emitir estas ideas no abrigamos sospecha alguna deshonrosa contra la actual administracion. Nos anima solamente este amor sincero que profesamos al órden constitucional, i este deseo de que las formas del sistema representativo sean una verdad i no un simulacro entre nosotros. En confirmacion de la pureza de estos sentimientos presentamos a continuacion los artículos que hemos visto al pié del presupuesto de Venezuela para el año entrante; artículos que quisiéramos ver tambien escritos al pié del que están actualmente votando nuestras cámaras.

Son como sigue:

Art. 4.º Las sumas destinadas específicamente en esta lei no podrán emplearse en otros objetos, sino en los que se detallar, en ella, aunque correspondan al propio ramo sobre que quedan designadas.

Art. 5.º No se podrá tomar de la suma presupuesta para gastos imprevistos cantidad alguna para invertirse en un objeto que tenga hecha espresa asignacion en el presupuesto, a ménos que se haya agotado ésta, i la inversion de mayor suma sea de urjente necesidad, calificada por el consejo de Gobierno.

Art. 6.º Cuando por el estado de los ingresos nacionales juzgue el poder ejecutivo que para poderse pagar cumplidamente las sumas señaladas para el crédito público i los sueldos, asignaciones i pensiones que fija esta lei, sea necesario suspender alguno o algunos de los demas gastos del presupuesto, lo hará con previo acuerdo del consejo de gobierno, dando cuenta a la próxima lejislatura.

El Congreso considerará en la discusion del presupuesto para el año económico de 1844 i 1845, llos gastos que dejen de hacerse por virtud de esta autorizacion.

Dada en Caracas a 17 de Mayo de 1843, año 14 de la lei i 33 de la independencia.

MEMORIA DEL SEÑOR MINISTRO DEL INTERIOR [1]

No queremos faltar respecto de este documento a la obligacion que nos hemos impuesto de examinar los actos o manifestaciones mas notables de nuestra administracion; i aunque sea algo tarde vamos a hacer algunas observaciones sobre la memoria del señor Ministro del Interior.

No será culpa nuestra si estas observaciones no tocan cuestion alguna grave de la política actual, ni se nos haga cargo si despues de leido este artículo se echan de ménos en él revelaciones sobre la marcha de los negocios públicos, e ideas que anuncien grandes resultados, pues no son objetos de esta clase los que resaltan en el departamento del Interior.

Por el lado de las mejoras, i de los hechos consumados, nada ha podido decirnos el señor Irarrázaval que nos sorprenda i nos haga prorrumpir en alabanzas; hace mencion de algunos pasos dados, de algunos frutos obtenidos, pero son meros andamios los mas de ellos.

Por el de los proyectos i esperanzas ha hecho lo que hacen todos los órganos del Gobierno, que es no escasear la mano, i dejarla estirarse aunque sea hasta tocar el Cabo de Hornos. Mas por el lado de los sentimientos políticos, i de las ideas liberales, esta es la faz prominente de su memoria, i aquí es donde no nos hemos cansado de saciar la vista. ¿Quién no esperimenta gratas emociones al ver el tono firme i de placer con que el señor Ministro declara que los principios del Gobierno tienen por base una absoluta carencia de toda afeccion de partido? ¿Quién no participa de un celo por el bien público cuando se queja del modo sentido de los obstáculos que oponen a la accion creadora del Gobierno los antecedentes políticos i morales de nuestro pueblo, su perversa educacion bajo el réjimen colonial, sus preocupaciones, i su falta de espíritu público?

Este lenguaje en boca de un Ministro impone verdaderamente, i debe desarmar a los pocos de nuestros conciudadanos que haciendo estribar la prosperidad de la patria en la realizacion de todas las doctrinas que se entienden con el nombre de liberales, quisieron que el Gobierno desplegase una marcha mas audaz, i que penetrase cuanto ántes en el campo de las reformas.

Sin embargo de esto i a pesar de que el señor Irarrázabal no hace observar en todo el curso de su memoria el cambio favorable que se ha preparado en este año al desarrollo de las libertades públicas, ni deja ver del todo las reformas que están próximas a hacerse en la organizacion interna del pais, nosotros afirmamos que el actual Gabinete es mui otro del que era al comenzar el quinquenio en que no hallamos.

Este cambio que no consiste en un cambio de principios, sino sólo en un aumento de confianza para aplicarlos a proporcion que el espíritu nacional se desarrolla, i que la influencia del siglo penetra en nuestra sociedad, es un suceso digno de ser confesado por la prensa independiente, tanto mas cuanto que su mejor manifestacion es la existencia de esta misma prensa libre i laboriosa. Al hacer esta alusion al estado actual de nuestra prensa, no podemos dejar de notar un hecho mui honroso al señor Ministro del Interior, i es, que hoi justamente que nuestros periódicos atacan frecuentemente al Gobierno, i que le preparan a sus miembros aquellas crueles desazones que produce siempre la

  1. Este documento ha sido tomado de El Mercurio de Valparaiso de 11 de Octubre de 1843, núm. 4,603. —(Nota del Recopilador.)