Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/411

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
411
SESION EN 9 DE SETIEMBRE DE 1844

facilitar la administracion de justicia sancionando la persecucion de los reos de ciertos crímenes que salven la frontera para sustraerse a la jurisdiccion del pais cuyas leyes han quebrantado, sea para poner algun coto a los que proscritos por causas políticas abusan de la hospitalidad que se les dispensa, promoviendo conspiraciones i revueltas contra Gobiernos amigos i aun enviando espediciones armadas para trastornar el órden establecido en ellas. Concediendo toda proteccion i seguridad a sus personas, no por eso se deberían disimular o tolerar tentativas escandalosas que tienen por objeto la guerra civil i han producido colisiones violentas entre diferentes Estados.

Sea lícito a los pueblos erijir el sistema o establecer la administracion que mejor les parezca, guárdese una imparcialidad escrupulosa entre los partidos; pero ni la humanidad, ni la justicia, ni el interes solidario de los Nuevos Estados en la causa del órden, permite a ninguno de cerrar los ojos a las intrigas criminales o a agresiones irregulares i atentatorias que se emprendan o se ejecuten a su sombra contra la tranquilidad de los otros. La pacificacion bajo la lei es la gran necesidad de nuestra América i el término a que deben marchar los Nuevos Estados en su política interna i en sus relaciones esteriores.

Convendría tambien como lo he dicho en otra ocasion, fijar entre los Nuevos Estados principios mas francos i suaves de jurisprudencía internacional, que los que reconocen actualmente como de derecho comun las naciones de Europa. Somos llamados a la paz, i por consiguiente a estender en lo posible la inmunidad de la bandera neutral i la seguridad del comercio. La noticia especial en los bloqueos i la libertad de la carga bajo toda bandera libre, son en concepto del Gobierno dos principios tutelares de los pueblos pacíficos i los Nuevos Estados deben apresurarse a consignarlos en Derecho Público.

El comercio del mundo reclama el goce del gran sistema de comunicaciones acuáticas que la naturaleza ha establecido entre casi todas las naciones de Sud-América; i aunque Chile por su situacion jeográfica i por el estado infantil de su comercio activo puede ser indiferente un objeto tan fecundo de resultados ventajosos para la progresiva civilizacion i riqueza del Continente de que forma parte, i que no pueden ménos de refluir algun dia en beneficio suyo. No agotaré la enumeracion de los graves asuntos que se ofrecerán a las deliberaciones de la Asamblea; sólo recordaré la policía de fronteras, la prontitud i seguridad de la correspondencia epistolar, i la proteccion que deben concederse reciprocamente los Estados en lo concerniente a los despachos de propiedad i de familia de sus ciudadanos; puntos en que carecemos de reglas suficientemente claras i precisas.

No hago mas que indicar a las Cámaras las materias en que a juicio del Gobierno puede ocuparse últimamente el Congreso. Si alguna de ellas pareciere de difícil arreglo, hai otras muchas en que nos bastaria para el acierto imitar la práctica de naciones mas adelantadas, i que por si solas serian de suficiente importancia para justificar el empeño que hemos tomado en la prosecusion de este proyecto. Sea pusilanimidad que aparece bajo el velo de cordura i prudencia, sea pereza o apatía, que lega a la posteridad los trabajos que ella tiene derecho a esperar de nosotros, hai algunos que censuran el pensamiento del Congreso Americano, como impracticable, visionario, estéril de consecuencias prácticas. La administracion a que pertenezco está animada de diferente espíritu; i no ve todavía fundamento para dejarle de la mano o para desesperar de sus buenos efectos.

Voi a tocar con repugnancia el punto de nuestras reclamaciones al Perú, a Bolivia i a Buenos Aires. Lo haré en breves palabras, porque desgraciadamente hai mui poco que decir sobre ello a las Cámaras. Liquidada la deuda peruana, despues de constantes esfuerzos del Enviado chileno en Lima, sólo se ha obtenido un decreto del Gabierno remitiendo el asunto a informe de la Contaduría para pasarlo despues al Fiscal, trámites que en el estado ordinario i con un deseo sincero de hacer justicia no nos asustarían, pero cuya absolucion nos alejan de dia en día los vaivenes incesantes de la administracion peruana. La próxima llegada de un Enviado de Buenos Aires nos hace esperar que arregladas las cuestiones pendientes, cesará la interrupcion del comercio terrestre entre Chile i las provincias de la Federacion Arjentina. Por lo que toca a Bolivia, sus últimos representantes han carecido de instrucciones para negociar el arreglo de la reclamacion inténtada años hace por nuestra parte; i no habiendo al presente ninguna mision de Bolivia en Chile, ni de Chile en Bolivia, seria necesario para llevar adelante este grave asunto nombrar un Ajente Diplomático que lo promoviese en aquella República, medida a que probablemente se decidirá nuestro Gobierno.

Hai otra mision anunciada tiempo hace, i que miéntras estaba pendiente la presentacion para la Sede Episcopal de Chiloé i la Metropolitana de Santiago, pareció conveniente diferir. Allanado este paso, propuestos para la primera de estas sillas un digno eclesiástico, i para la segunda un individuo cuyas virtudes i prendas han sido largos años uno de los mas esclarecidos ornamentos de nuestra iglesia, se realizará en breve esta Legacion importante, de que tanto nos prometemos en beneficio de la Relijion i del Estado.

Reproduciendo la recomendacion que ántes de ahora hace a las Cámaras, del proyecto de lei que les dirijió el Gobierno en 24 de Agosto