Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/623

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
621
SESION EN 4 DE NOVIEMBRE DE 1844

no hai por qué hacerle un cargo. Está mirando aquel diario desde trescientas leguas lo que pasa en la capital i no es estraño que padezca algunas ilusiones ópticas. "Veo, dice, una luz en la capital... es una inmensa hoguera, un vasto incendio... las llamas lo consumen todo, capital, administracion... Gracias a Dios". Averiguando el hecho, resulta que lo que divisó fué un reverbero de prueba que para el alumbrado de las calles colocaba Mr. Laserre... Qué diablo! La distancia i los vapores de la atmósfera agrandan de noche como todos saben, las luces; por lo que vemos la luna al salir, grande como una rueda de carreta. Pero volvamos a los 500,000 pesos de la historia.

El proyecto del Gobierno es simple en su ejecucion. Propónese confiar el manejo de estos caudales a un individuo que ha estado encargado durante una larga serie de años del manejo de los capitales del hospital i que no ha perdido un solo peso, ni asistido a concurso ninguno; tales son sus conocimientos sobre la responsabilidad de las personas a quienes da dinero a réditos i las seguridades que exije. El señor don Ignacio Reyes ha observado ademas un sistema en la distribucion del dinero, que la esperiencia ha comprobado como el mejor i mas seguro: tal es de no poner en una sola mano mas de tres mil pesos ni ménos de quinientos. En efecto, grandes sumas exijen garantías enormes que no siempre son seguras por su magnitud misma, i las pequeñas por su nimiedad dan lugar a retardos i dificultades en el cobro.

Las aptitudes personales del señor Reyes sirven a las mil maravillas al objeto primordial del Ministerio: asegurar la plata contra todo evento posible o aun imposible. I el encargado propuesto no se alarmará mucho de la responsabilidad que el proyecto le impone; pues el camino le es bien conocido, i no dará un centavo sino a personas i sobre hipotecas que alejen aun la presuncion de esponerse a incurrir en la responsabilidad que le prepara la timidez del Ministerio.

Nosotros, que tanto hemos urjido sobre la necesidad de arrojar a la circulacion esta cantidad, quisiéramos que la Cámara alijerase la carga que pesa sobre el Gobierno i lo escudase contra los escrúpulos que le hacen tomar precauciones, que si bien propenden a asegurar los capitales, embarazan por otra parte la circulacion.

El Gobierno no se atreve a descontar letras, por ejemplo, por temor de esperimentar algunas pérdidas, i el encargado propuesto no se resolvería a cargar con la responsabilidad que le imponen estas transacciones; ménos garantidas por supuesto que la de dar dinero sobre hipotecas. Sin duda que hai riesgo de perder algunas sumas; pero ese mismo riesgo, ¿no lo corren todas las casas de comercio que hacen este negocio i ganan en él? Si puede desecharse una hipoteca por no suficiente ¿no puede desecharse una letra con dos endosos por la misma razon?

I, sin embargo, ei descuento de letras i documentos a plazos cortos abriría un ancho camino a la distribucion del dinero i lo llevaría prontamente al comercio, que lo reclama hoi imperiosamente. El medio de asegurar la conservacion de los capitales, dada la facultad de descontar letras, es mui sencillo, a nuestro juicio. Haciéndose responsable el encargado o encargados de la conservacion del capital i los intereses que queden, deducidas las pérdidas que hayan podido ocurrir, no sera tan temible i tan onerosa la responsabilidad impuesta, i el comercio i la circulacion ganarían infinitamente, porque creemos que las Cámaras pueden dispensar al Gobierno de hacerse responsable de que los 500,000 pesos reditúen exactamente un ocho por ciento; porque no es ganar el objeto de dar dinero a interes, sino de volver a la industria lo que la coima le ha ido cisando poco a poco.

¿Por qué el Gobierno no haria esta vez un ensayo de Banco sin este nombre, sin aparato, sin bulla, realizando una de las principales operaciones del Banco, cual es la de dar capitales? ¿No seria este un preliminar que allanase el camino al futuro Banco? ¿Hai la voluntad de poner en circulacion una suma de pesos? Pues bien, la comision encargada de hacerlo es la Direccion del Banco; la mesa de tesorería en que se cuenta el dinero, es el Banco; el rejistro de hipotecas documentos, etc., es la contaduría del Banco. Se presenta un solicitante de dinero con buenas garantías i a plazo —una operacion del Banco,— se presenta otro con letras a la vista contra casa segura con endoso i acepto —operacion de Banco— con pagarées a descontar —operacion de Banco— a devolver el dinero que recibió vencido en plazo —operacion de Banco. En una palabra, desde que salga del tesoro un solo peso a entrar en la circulacion, se ha establecido un Banco con todos sus detalles, operaciones i resultados, i sólo seria curioso ver cómo el Estado se hace un banquero sin creerlo i sin proponérselo.

Es mui curioso ver cómo se arguye contra los Bancos i cada dia se forman Bancos en el comercio i para llenar los mas objetos de uso público. Véase si no este aviso que ha publicado El Progreso durante un mes:

"Garfias i Prieto. —Los abajo firmados han formado una sociedad que consta por la escritura estendida con fecha 17 de Agosto próximo pasado ante don Pedro Yávar, con el objeto que espresa el artículo 3.º de dicha escritura que a la letra es como sigue: La casa se ocupará de todos los negocios de que lícitamente pueda encargarse un establecimiento de ajencias i consignaciones, como por ejemplo: dar i recibir dinero a interes corriente, de cuenta i por comision de particulares; descontar letras del mismo modo...

Aunque estamos persuadidos que nuestra conducta anterior nos da un suficiente motivo para esperar que mereceremos la confianza pública,