Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/625

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
623
SESION EN 4 DE NOVIEMBRE DE 1844

blica i fiscal, obras que rindan al Fisco mayor utilidad i que a la vez influirán de un modo mas sensible i saludable en desarrollar i promover nuestros elementos de riqueza.

Se dirá quizás que esta opinion escluye la posibilidad de aplicar mañana ese caudal al gran fin que se medita, pero a esto contestaremos que los ahorros i entradas que la realizacion de esas obras proporcionará al tesoro, pronto le retribuirán con usura la aplicacion que hoi se haga de un capital que para este objeto es mui a propósito, i para el que se le pretenda dar es insignificante.

Mas adelante i con presencia del mensaje i proyecto adelantaremos las reflexiones que ese documento nos sujiera.

Miéntras tanto, congratulémonos de ver al señor Pérez en movimiento i tomando parte activa en el difícil cargo a que lo ha llamado en circunstancias apremiantes la eleccion del Vice-Presidente de la República.


Núm. 353[1]

El Mercurio de 6 del corriente, ocupándose del proyecto sometido a las Cámaras por el Ejecutivo, de poner en circulacion los sobrantes que habia en cajas, que El Mercurio hace ascender a 500,000 pesos al vencimiento del presente año económico, ha dicho estas palabras:

"Vemos con placer que el actual Ministro se separa del sistema ruinoso de guardar que ha sido tan severa como justamente censurado en su predecesor."

Estas palabras arrojadas a la ventura en un diario que hasta ahora ha gozado de crédito e influencia, hieren profundamente a un Ministro que hoi yace postrado bajo el peso de una porfiada enfermedad, que lo aleja de los negocios públicos, paralizando la realizacion de un sistema de operaciones financieras que no está en conocimiento del público, i que ha traido por consecuencia el dar a nuestro crédito en Lóndres un lugar mui elevado; pues los bonos del seis por ciento se venden en aquel mercado (los pocos que se ofrecen en venta) al ciento cinco, esto es, mas de a la par, i yo sé de un modo positivo que se venderían a ciento veinte por ciento, si en el convenio hecho al tiempo de realizar el empréstito no se hubiese estipulado que la amortizacion legal no podria hacerse mas de a la par; de modo que se compra por ciento cinco libras esterlinas un bono que tocándole la suerte de ser amortizado sólo producirá cien libras, milagro debido al sistema ruinoso del Ministro a quien con tanta lijereza i tan inconsideradamente se ataca.

Pero ántes de todo, necesito rectificar un hecho que da por sentado El Mercurio i que carece de fundamento. El Ministro Renjifo es el único autor del proyecto de poner en circulacion el sobrante que se halla en cajas. Antes de marcharse, o mejor diré, ántes de hacerse trasportar al puerto Constitucion, se acercó al Ministerio i aconsejó al Gobierno la oportunidad i urjencía de dar un paso semejante. De este momento data la decision del nuevo Ministro que no se ha separado del sistema llamado ruinoso por El Mercurio. Interpelo en confirmacion de este hecho a las respetables personas que forman el Gabinete.

En consideracion a que la enfermedad del señor Renjifo se prolongaba mas allá de lo que se creyó al principio, se propuso por un señor Diputado la separacion del Ministro Renjifo, quien mucho tiempo ántes, entónces i despues, habia reiterado sus instancias a fin de que se le admitiese la renuncia que por mi conducto había elevado al Gobierno; renuncia que existe en el archivo, i sobre cuya existencia con fecha mui anterior a las citadas reclamaciones, interpeló igualmente al señor Presidente de la República. Seria de desear que El Mercurio con su inimitable i acertado celo por los intereses del pais, influyese para que se admita la espresada renuncia, ya que el Gobierno, qué tambien vela por esos intereses no ha juzgado conveniente separar al Ministro que, sin temor de ser desmentido, puedo asegurar ha creado la hacienda en Chile; i si el Gobierno piensa que un sistema de operaciones de hacienda que tiene mil transacciones pendientes, no puede ser principiado por el Ministro que lo ha combinado i concluido por otro, a no ser que se suponga que éste haya de someterse ciegamente a lo concebido por su predecesor, esto no es un cargo que pesa sobre el señor Renjifo, sino sobre el Gobierno.

Las esplicaciones que preceden son sin duda, necesarias para desvanecer el error de El Mercurio, sin que sea mi ánimo disminuir el mérito del señor Ministro actual, mérito que El Mercurio desconoció espresamente cuando este Ministro se recibió del empleo. He creido ademas, que sin injusticia i aun diré sin falta de miramiento, no podia juzgarse el sistema administrativo del señor Renjifo, sistema trunco aun, pues no ha alcanzado sus últimos resultados, por efecto de la interrupcion causada por una enfermedad que no ha dejado hasta hoi de ser alarmante. Tiempo hai para juzgar al señor Renjifo i con mas seguridad que al presente, que aun no ha abandonado a la publicidad sus proyectos i sus operaciones. Con los resultados, los documentos i los datos podrá decirse si ha errado o no.

Por lo que hace a su sistema de guardar, no es fácil comprender lo que se designa con este nombre. Creyó necesario en Lóndres una suma

  1. Este artículo es tomado de El Progreso del 8 de Noviembre de 1844, núm. 619 —(Nota del Recopilador.)