Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/84

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
84
CÁMARA DE DIPUTADOS

la que obtuvo el escudo concedido a los de su clase; continuó sus servicios en el ejército a las órdenes del Excmo. señor jeneral don Manuel Búlnes, hasta que agregado al Estado Mayor de Plaza fué destinado a la provincia de Chiloé, donde prestaba sus servicios con la honradez, actividad i exactitud de un militar delicado i severo en el cumplimiento de sus obligaciones. Cuando el capitan jeneral don Ramon Freire invadió aquella provincia, no se prestó mi esposo voluntariamente a servir en las filas de este jeneral, porque sus opiniones las sacrificó siempre al cumplimiento de sus obligaciones como militar; sin embargo, fué obligado por el jeneral, i cuando éste evacuó la provincia mi esposo fué procesado i dado de baja por el Consejo de Guerra de oficiales jenerales; esto acaeció el año de 1838. Con esta medida quedó reducido a la indijencia i en la imperiosa necesidad de mantener a siete hijos, sin contar con recurso alguno, despues de haber empleado toda su vida en el servicio de la Patria. En fin, impelido por la necesidad i venciendo mil inconvenientes pudo ocuparse en Valparaiso, pero por desgracia de su numerosa familia falleció el año de 1843, dejando a sus hijos en la mas espantosa miseria; para remediarla en parte, para darles siquiera el pan diario recurrí al Supremo Gobierno para que me diese el monte de piedad, con arreglo a la graduacion de mi finado esposo, i tuve por resolucion que no estaba comprendido en la lei por la que se dió de alta a los oficiales que fueron dados de baja el año 29; en tan lamentable situacion no me queda otro recurso que el recurrir a Vuestra Soberanía implorando un acto de conmiseracion hácia los desamparados hijos del ex capitan Dueñas, acto apoyado en los servicios de este militar i bajo este aspecto es de estricta justicia, pero que lo reclamo por una gracia especial. Dígnese Vuestra Soberanía acceder a mi peticion i habrá enjugado las lágrimas de una desamparada i numerosa familia.

Es gracia, Excmo. señor. —Juana Ramos.