Rosa Ígnea: CAPÍTULO V

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Rosa Ígnea:
CAPÍTULO V
EL CÁLIZ
 de Samael Aun Weor


1- Recuerda hermano mío, que el cáliz representa la mente del hombre.

2- El Santo Grial, que existe en el templo de Montserrat está lleno de la sangre del Redentor del mundo.

3- Tu cáliz es tu cerebro, y el cerebro es el instrumento del cuerpo mental.

4- Llena tu cáliz, hermano mío con la sangre del Mártir del Calvario, para que tu mente se Cristifique entre el crepitar ardiente de las llamas universales.

5- La sangre del Cordero es el vino de luz del alquimista. La sangre del Cordero es tu semen.

6- Tu semen es el aceite de oro puro que sube por sus dos olivas, hasta el cáliz sagrado de tu cerebro, para Cristificar tu mente entre el fuego abrasador del universo.

7- Cuando el cáliz está vacío, es el Grial negro, es el Grial de la sombra, es el Grial de las tinieblas.

8- Llena tu cáliz hermano mío, con la sangre del Cordero, para que se convierta en Santo Grial, y tu mente se Cristifique.

9- Ningún fornicario, ningún adúltero, podrá jamás convertir su mente-materia en mente-Cristo.

10- Los Maestros que sean casados, cristificarán su mente por medio de la magia-sexual.

11- Los Maestros que sean solteros, cristificarán su mente por medio de la transmutación mental, y del sacrificio de la abstención sexual.

12- Así subirá el cuarto grado de poder del fuego por la médula del cuerpo mental, convirtiendo la mente-materia en mente-Cristo.

13- Tenéis que ser puro, puro, puro.

14- Quedáis totalmente prohibido de verter ni siquiera una sola gota de vuestro vino sagrado.

15- Si queréis Cristificar tu mente, discípulo de la rocallosa senda, tendréis que jurar castidad eterna.

16- Tendréis que llenar tu cáliz sagrado del vino de luz, para que el fuego haga resplandecer tu mente cósmica entre el augusto tronar del pensamiento.


Rosa Ígnea de Samael Aun Weor
INTRODUCCIÓN -


CAPÍTULO I - CAPÍTULO II - CAPÍTULO III - CAPÍTULO IV - CAPÍTULO V - CAPÍTULO VI - CAPÍTULO VII - CAPÍTULO VIII - CAPÍTULO IX - CAPÍTULO X - CAPÍTULO XI - CAPÍTULO XII - CAPÍTULO XIII - CAPÍTULO XIV - CAPÍTULO XV - CAPÍTULO XVI - CAPÍTULO XVII - CAPÍTULO XVIII - CAPÍTULO XIX - CAPÍTULO XX - CAPÍTULO XXI - CAPÍTULO XXII - CAPÍTULO XXIII - CAPÍTULO XXIV - CAPÍTULO XXV - CAPÍTULO XXVI - CAPÍTULO XXVII - CAPÍTULO XXVIII - CAPÍTULO XXIX - CAPÍTULO XXX - CAPÍTULO XXXI - CAPÍTULO XXXII - CAPÍTULO XXXIII - CAPÍTULO XXXIV - CAPÍTULO XXXV - CAPÍTULO XXXVI - CAPÍTULO XXXVII