Un milano enfermo

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
APENDIX A ESTAS FÁBULAS.
FÁBULA PRIMERA.
el loco por la pena es cuerdo.
Un milano enfermo.

Habiendo estado un milano enfermo por muchos meses, y viéndose ya sin esperanza de vida, rogaba á su madre, que acudiese á los templos, é hiciese por su salud las mayores plegarias. Harélas, respondió, hijo mio; pero mucho me temo, que no tengo de conseguir nada; porque si tú atropellando por la reverencia debida á los templos, profanaste todos los altares, y no perdonaste ni aun á los sacrificios de los dioses, ¿qué quieres que les pida ahora?


notas.

Gudio halló esta fábula con las dos siguientes, en un manuscrito. Nos ha parecido poner fuera del lib. V esta y las demas que se siguen, acomodándonos en esto á la edicion de Juan Georg. Walchio.

Tu qui. Otros leen sed qui; pero esta leccion es obscura, por no entenderse bien lo que significa aquí sed.