De Murcia al cielo: 01

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


De Murcia al cielo[editar]

A los señores Marqués de Villalba le los Llanos, conde de Roche, don Ricardo Sánchez Madrigal y don Antonio de Sandoval.


Mis queridos amigos: Al recibir este librejo que os dedico, puede que se os ocurra que es una parodia profana de la santa parábola de los peces y los panes, puesto que pretendo satisfacer a tantos con tan pocos versos: pero os suplico que tengáis presente que esta leyenda, cuento, poema o como queráis llamarlo, siendo obra de un poeta que ha contado ya sus setenta y un inviernos, es una de las últimas llamaradas de la lamparilla de su ingenio que chisporrotea para apagarse; uno de los últimos suspiros de su cuerpo que va a volverse a la tierra, y una de las postreras aspiraciones de su alma, que va a volverse a Dios.

Debían ir con los vuestros en esta dedicatoria los nombres de mis buenos parientes los Revengas y el del alegre Nicolás Acero, mi hospedador. Pero a aquéllos, que tienen la sangre de mi madre y que saben que por ella llevo sus nombres esculpidos en mi memoria y su cariño infiltrado ne mi corazón, no necesito darles públicas pruebas de amistad, ni al público le interesarían mis alardes públicos del cariño que sólo recibe calor en el hogar doméstico y en la intimidad de la familia; y a Nicolás Acero le guardo su sitio en uno de los rincones de Valladolid de MI ÚLTIMA BREGA; en el de la casa en que nací, de la cual es hoy propietario.

Decídselo así a Nicolás, si por ahí dais con él, que por ahí debe de andar; y repetídselo a los Revengas, que en Murcia habitan.

Enviad este librejo a Orihuela, donde la lluvia nos dejó apenas vernos las caras, y a Mula, donde no pude in a enseñar la mía, por la premura del tiempo, por enojosos negocios y por achaques en mi edad inevitables.

Haced presentes mis recuerdos al Prelado, que tan benevolamente escuchó mis salmodias; al Municipio y a los Institutos, que me honraron con sus invitaciones y obsequios, y haced leer a las murcianas de la ciudad y de la huerta los versos que a ellas y a vosotros os dedica, cumpliendo un deber de gratitud, vuestro viejo poeta que os quiere,

José Zorrilla.

Madrid, mayo 20 de 1888.


De Murcia al cielo de José Zorrilla

De Murcia al cielo

A los señores…

En Murcia

I - II - III - IV

En el cielo

I - II - III - IV - V - VI