Eulalia (Díaz tr.)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Traducciones (1897)
traducción de Leopoldo Díaz
Eulalia de Edgar Allan Poe
EULALIA

Solo y triste, yo vivía en un mundo de lamentos ;
Lago fúnebre era mi alma con mis hoscos pensamientos,
Hasta encontrar en Eulalia, en la dulce, bella Eulalia
 Tímida y gentil esposa —
Hasta encontraren la joven, en la dulce, rubia Eulalia
 Tímida y sonriente esposa.

Menos brillan las estrellas, por las noches, en el cielo,
Que los ojos de la dulce niña cándida y sin duelo!
Y ninguna de las leves nubecillas — ah! ninguna! —
Que el vapor forma con rayos opalinos de la luna,
Compararse puede al rizo que resbala por la frente
 De la dulce, hermosa Eulalia —
Con el más humilde rizo que desata negligente
 La modesta, dulce Eulalia.

Ya no temo, no, la duda, y el dolor de frente miro,
Porque su alma me devuelve mi suspiro, con suspiro —
Ya no temo no las sombras, pues alumbra largo día
Astarté sobre mi cielo, y en fulgores irradía —
Y, con ojos de madona, contemplando su luz quieta
 Vive así, mi dulce Eulalia, —
Contemplándole, mi Eulalia, con sus ojos de violeta.